25 de marzo de 2013 / 04:58 p.m.

Observar a los pequeños jugar a la “bebe leche” o saltar a la cuerda, nos permite reconocer que para realizar este juego, los pequeños necesitan dominar ciertas habilidades físicas. Y es que los pequeños a esta edad presentan cambios  que deben dominar y estas las habilidades son también las que necesitan para jugar.

Dichas habilidades son muy importantes, ya que tienen relación con su cuerpo y el crecimiento de las extremidades que para aprender debe dominar movimientos como brincar, correr y trepar, en los cuales están involucrados sus brazos y piernas.

¿Por qué es importante reconocer y favorecer el desarrollo motor grueso de los niños preescolares?

La destreza que logre dominar, sobre todo de las extremidades superiores, es decir brazos y manos es importante, ya que su muñeca contiene cartílagos, que no osificará hasta alrededor de los seis años, pero que es necesario entrenarlos para lograr hacer movimientos circulares precisos, como los que realizamos al escribir.

Muchas veces exigimos a los niños que escriban o copien letras y palabras con un trazo firme y a la vez lo realice en un espacio pequeño como lo es una cuadro de la libreta de escritura, y eso es muy complicado si tu hijo no ha podido dominar habilidades motoras gruesas como las que se mencionaron anteriormente.

La mayoría de los niños realizan en forma común actividades motoras gruesas como lo es el correr, y poco a poco va dominando habilidades como atravesar campos de obstáculos, guardar el equilibrio al saltar en un pie, etc.

Sin embargo es necesario ayudar a que el niño perfecciones estas habilidades ya que al dominarlas, entonces podrá dominar habilidades motoras finas como lo es escribir,  realizar grafías, letras etc. en espacios pequeños.

La tarea no es difícil, pero ¿cómo? , ¿Qué ejercicios debo poner a nuestro hijo para esto?

Cielo y tierra:

Los niños brincan hacia adelante al decir cielo, y hacia atrás al decir tierra. Las habilidades desarrolladas es brincar sin verse los pies y caminar hacia atrás.

Carrera de obstáculos:

 

Brincar desde escalones u objetos.

Bebe leche, avioncito o cuerda:

Se paran sobre un pie con equilibrio

Usar columpios o sube o baja:

Coordina movimientos para trepar a los juegos.

Carreras de velocidad:

Tolerancia con largos periodos de altos niveles de energía

Brinca la línea:

El niño va brincando una cuerda, la cual se va elevando en altura

 Ejercicios de escalar o pasamanos:

Trepa y coordina movimientos.

Juegos organizados (ronda o deportes):

Acepta el establecimiento de límites y obedece reglas.

 Cachar pelotas:

Perciben la altura y velocidad de los objetos.

Caminar sobre vigas:

Caminar como gallo- gallina (punta y talón)

Trepar en pasamanos:

Bajar  y subir peldaños o escalones en forma alternada.

 Así mismo no olvidemos que si queremos tener un hijo que tenga trazos finos y bien definidos, y lograr que ese pequeño trace ejercicios, letras, etc. en un espacio delimitado por un cuadro, primero debemos dominar la segmentación gruesa, es decir, el pequeño debe coordinar movimientos con pies y manos, debe equilibrar su cuerpo y muchas cosas más que nos brindan las actividades al aire libre.Aunque existen factores como la genética, la cultura y el medio ambiente que influyen en el desarrollo y adquisición de estas habilidades, la caracterización de un grupo de edad nos proporciona un lineamiento universal que nos permite brindar estos apoyos, por ello es muy favorable realizar los juegos antes indicados.

  Miriam Benítez González