EFE
28 de mayo de 2017 / 01:37 p.m.

El Roma logró este domingo un trabajado triunfo contra el Génova (3-2), gracias a un gol del argentino Diego Perotti en el último minuto, y acabó la liga italiana en la segunda posición, por delante del Nápoles, que ganó 4-2 contra el Sampdoria.

En el último partido de Francesco Totti con la camiseta del Roma, el conjunto "giallorosso" logró defender la segunda plaza, que le permitirá disputar la fase de grupos de la próxima Liga de Campeones; y obligó al Nápoles a pasar por la fase previa. Ambos, tras la sabida consecución hace una semana del "scudetto" a cargo del Juventus Turín.

El duelo del Roma empezó de la peor manera, ya que el joven delantero Pietro Pellegri, de 16 años, adelantó a los tres minutos al Génova, convirtiéndose en el primer jugador nacido en 2001 capaz de marcar una diana en la Serie A.

La reacción de los "giallorossi" llegó de forma inmediata; y Dzeko logró igualar el resultado en el minuto 10, celebrando su vigésimo noveno gol de la temporada.

En el minuto 55, el estadio Olímpico se emocionó: vio al capitán Francesco Totti entrar al campo por la última vez con la camiseta del Roma, tras 25 años en los que se convirtió en un ídolo eterno de su hinchada.

Empujado por sus 70.000 aficionados, el club capitalino apretó con intensidad y logró completar su remontada gracias al segundo capitán De Rossi, que batió al portero a pase de Dzeko.

La diana del centrocampista romano parecía poder sentenciar el partido, pero el Génova logró el 2-2 en el 79, cuando Lazovic marcó con un cabezazo, que terminó entre las mallas tras una nefasta salida del arquero Woijciech Szczesny.

El Roma sufrió en los minutos siguientes y el Génova hasta rozó el tercer gol, con un disparo al poste del propio Lazovic; pero, tras salvarse de esa ocasión, logró hacerse con los tres puntos por medio de Perotti.

El exjugador del Sevilla aprovechó otra asistencia de Dzeko para dar al Roma el billete para la fase de grupos de la Liga de Campeones, acabando con los sueños del Nápoles de superarles en la tabla.

En el estadio Marassi, el conjunto napolitano se fue al descanso por delante (0-2), gracias a los goles de Mertens y de Insigne.

El belga desbloqueó el resultado en el minuto 36 culminando una gran temporada con su vigésimo sexto gol en la Serie A, mientras que Insigne amplió distancias ajustando el balón al segundo poste con la pierna derecha.

En la reanudación, el capitán Hamsik firmó el 0-3 a pase de Callejón; y el propio extremo español fue quien anotó el cuarto gol del equipo que entrena Maurizio Sarri.

Para el Sampdoria, Fabio Quagliarella, exjugador del Nápoles, y el argentino Ricky Álvarez marcaron los goles del honor, aunque ya era demasiado tarde para lograr puntuar.

Así, el Nápoles tuvo que conformarse con la tercera posición, y necesitará superar la fase previa de la Liga de Campeones el próximo agosto para regalarse otra aventura europea.