REDACCIÓN
19 de marzo de 2015 / 01:09 p.m.

El partido en que el Barcelona venció 1-0 al Manchester City de la Champions League tuvo escenas que nunca se olvidarán.

Una de ellas fue una situación que ocurrió desde la banca. Se trata del delantero de los ingleses, Edin Dzeko, quien literalmente se volvió loco.

Mientras su equipo perdía, el bosnio comenzó a hacer movimientos y gestos muy extraños desde el banquillo.

En redes sociales lo tomaron a broma y comenzaron a decir que estaba pidiendo ayuda divina para sacar adelante el partido.