6 de agosto de 2013 / 03:24 p.m.

No hay plazo que no se cumpla, y casi estamos al término del receso escolar de nuestros hijos., lo cual nos indica que hay que regresar a clases.

Esto trae consigo el hecho de que será un año escolar nuevo, útiles uniformes, loncheras y zapatos nuevos.

Nuestros hijos están entusiasmados, esperan esta temporada para elegir sus mochilas y uniformes nuevos. Ya tienen decidido cuál es el personaje que deberá llevar impreso sus pertenencias, y regularmente es el personaje que está de moda y el cual cada accesorio tiene un costo más elevado que el resto de los personajes.

Para ellos es un gusto pero para nosotros es una responsabilidad el realizar el gasto ya que viene aunado a gastos de cuotas escolares y transportes. Entonces ¿Cómo convencer a mi hijo de que moda no es lo mismo que calidad? ¿Qué es importante que sus útiles sean resistentes, y apto para sus necesidades?

La conversación es lo más importante que se debe mantener con nuestros hijos desde este mismo momento ya que debemos ir planeando con ellos las compras, así cuando las realicemos ellos sepan que deben esperar de acuerdo a nuestro presupuesto y evitar momentos desgastantes y desagradables con ellos a la vista de extraños en los centros comerciales.

Ser sinceros es importante, aunque no debemos atormentar a los niños con cuestiones económicas para hacerlos sentir mal, si deben de conocer la importancia del valor de las cosas y compararlo con el presupuesto otorgado para tal ocasión.

Si los niños son de edad que comprendan las explicaciones, será necesario explicarles cada gasto y las razones por las cuales limitamos los gastos en sus útiles.

De ser posible hágales ver la calidad entre una mochila resistente y útil para él tomando en cuenta la cantidad de libros que debe cargar, su estatura, y la facilidad para trasportarlos. La salud del pequeño está en juego. Recordemos que están en pleno desarrollo y el peso de sus útiles escolares puede lastimar su columna vertebral. Así mismo tomemos en cuenta que si deben recorrer con ellos y caminando una distancia considerable, es mejor contar con una mochila de tirantes gruesos y reforzados no solo con costuras sino con un acolchonado en ellos para que no se entierren los tirantes. Mucho mejor es si se compra una mochila con ruedas ya que son muy prácticas para transportar un peso mucho mayor del que pueden ellos soportar en sus espaldas.

En cuanto a los útiles escolares, debemos mostrarles, en relación a libretas la calidad de las hojas entre una buena marca, y la variedad del precio al contener la imagen de su personaje favorito y si viene en color liso. Finalmente la mayoría de los maestros solicitan que cada libreta sea forrada con colores diferentes de acuerdo a la materia. Entonces ¿para qué comprar una libreta mucho más cara a la cual se le esconderá la imagen al tener que forrarla?

Si de colores, reglas, tijeras, compás etc. se trata, debemos de sensibilizarles para que puedan utilizar los mismos de año pasado, si están en buen estado. Podemos con ese dinero que nos ahorramos, comprarles otros útiles económicos de su preferencia, tal vez un borrador o un porta lápices con su personaje favorito. Todo esto se debe ir conversando, para que ellos estén convencidos que es un excelente trato y para nosotros una excelente economía.

Los uniformes escolares deben comprarse los hechos con tela de la mejor calidad. Se debe elegir por la resistencia de la misma, se puede invertir un poco más como inicio, pero a la larga nos ahorraran mucho dinero, ya que evitaremos comprar uniformes cada dos o tres meses porque están rotos.

Recuerde que en muchas partes se le puede bordar el logotipo de la escuela, el nombre del niño y de esta forma usted puede comprar el uniforme donde decida que tienen mejor calidad y durabilidad y así su hijo no irá diferente a los demás.

En esta época no es cuestión de pantallas ni cuestión de cumplir caprichos, el ir a un grado nuevo en la escuela, es cuestión de economía familiar, converse con sus hijos, hágalos participes de esta actividad, concientícelos de las necesidades de la familia y la utilidad de las cosas.

No es necesario estar a la moda, para estar preparados y de una mejor manera, en este regreso a clases.

 Mirita Benitez