redacción
19 de junio de 2015 / 01:43 p.m.

Ikechukwu Uche es el nuevo refuerzo de Tigres, por lo que decidió despedirse de su ex equipo que le dio mucho al delantero y por lo cual se siente bien agradecido con el club y su afición.

"Gracias. No podría comenzar esta carta de despedida sin agradecer a todos los que, de una manera u otra, habéis ayudado todos estos años a que mi estancia en Villarreal fuera perfecta. Quiero comenzar por la afición, que me ha dado su cariño en todo momento, tanto en los buenos momentos –que han sido muchos- como en los malos. Estas tres temporadas El Madrigal ha sido mi casa y en ella me he sentido cómodo en todo momento, apoyado por una afición que nos llevó en volandas al ascenso a Primera División y que nos ha acompañado, animado y apoyado para conseguir grandes éxitos en España y Europa. ¡Sois muy grandes!

Quiero agradecer a la directiva al completo y en especial al presidente Fernando Roig por su trato cercano, amable, un apoyo necesario que nos ha dado estabilidad y un inmejorable ambiente de trabajo. También quiero agradecer a todos los que trabajan dentro de la gran familia llamada Villarreal CF, desde el primero al último de sus trabajadores.

También está el cuerpo técnico con Marcelino a la cabeza, Rubén, Ismael, Pablo, los fisios, doctores, delegados...todos! Habéis hecho de mí un mejor jugador y, sobre todo, una mejor persona. De vosotros he aprendido mucho, gracias de verdad!!!

Agradecer también a los medios de comunicación su trato exquisito durante mi estancia en Villarreal, su profesionalidad y su crítica constructiva sobre nuestro juego.

No, no me olvido de vosotros, mis compañeros... GRACIAS a todos los que habéis formado parte de la primera plantilla durante estas temporadas. Especialmente al grupo humano de esta última temporada. Grandes jugadores y grandísima personas, más que un equipo, una familia. Los viajes, concentraciones, entrenamientos, momentos en el tren, autobús o avión han sido más fáciles gracias a vosotros. Echará de menos vuestras bromas, sonrisas y abrazos.

Me marcho de Villarreal pero parte de mi se queda en El Madrigal, que será –si vosotros queréis- siempre mi casa.

Endavant Villarreal! Groguet per sempre!".