Miriam Benitez
7 de octubre de 2013 / 03:58 p.m.

En estos tiempos de lluvia excesiva, se le considera como una amenaza. Amenazas pueden ser un fenómeno o proceso natural como el mencionado o los causados por el ser humano que pueden poner en peligro a un grupo de personas, sus cosas y su ambiente, cuando no son precavidos.

 

También como amenaza se puede considerar a otros sucesos provocados por el ser humano, tales amenazas pueden ser como incendios, derrames de sustancias tóxicas, incendios, guerras o terrorismo.

 

Es de todo sabido que la naturaleza ha experimentado muchos cambios, siendo éste un proceso permanente y se manifiesta a través de fenómenos naturales.

 

Los  niños y adultos formamos parte de la naturaleza y debemos tanto aprender a cuidar nuestra naturaleza, como a estar conscientes que de ellos depende la calidad de vida que queremos tener.

 

Por ello debemos explicarles a los niños que la naturaleza y sus fenómenos  en ocasiones se convierten en desastres  afectan a mucha gente en cada rincón del planeta donde aún no se ha arraigado una cultura de prevención.

 

Esta cultura de prevención inicia educando al niño sobre terminaciones que se usan en este caso, por ejemplo: Desastre, vulnerabilidad, albergue, riesgo etc.

 

Otra cosa que nos debe quedar muy en claro es que no podemos evitar los desastres. Pero podemos hacerlos menos dañinos si entendemos mejor, por qué suceden y qué podemos hacer para prevenirlos o mitigarlos.

Tomando en cuenta que la gente es en parte responsable por la ocurrencia de los desastres, tenemos que cambiar lo que estamos haciendo mal para poder evitar o disminuir el impacto de fenómenos naturales.

Cada comunidad debe aprender a conocer sus características y su entorno: el ambiente natural y el construido por el ser humano. Solo así podrá manejar las amenazas que la rodean y reducir su vulnerabilidad a estas amenazas.

¡No hay que asustarse, debemos estar preparados!

 

Hay que identificar cuáles son los fenómenos naturales que provocan desastres en nuestra comunidad, si ya ha sucedido anteriormente debemos informarle a nuestros hijos que sucedió que se hizo que obtuvo buenos y resultados, pero también platicarles que decisiones equivocadas se tomaron y se convirtieron en tragedias.

 

Así mismo mostrarles en que canales de televisión pueden seguir para estar informados y seguir sus instrucciones.

Reunirse con la familia en estos momentos para decidir que hacer es muy

importante, se debe tener un plan de emergencia como saber a dónde ir y/o que teléfonos de emergencia debe marcar  precisando el lugar donde se encuentra.

 

¿Cuáles son las amenazas próximas a tu casa? ¿Se podrían hacer mejoras a la casa para que sea más segura? ¿Hay lugares en tu casa, o tu comunidad, que podrían ser más seguros en caso de que se produzca un fenómeno amenazante?

¿Dónde están las personas y los establecimientos más cercanos que podrían ayudarte, como la estación de bomberos, la Cruz Roja, el hospital o centro de salud?

 

También deben de tener un lugar de reunión en caso de que no estén juntos cuando el desastre ocurra, cómo instruir a los niños a que casa debe acudir ya sea vecino o familiar que viva cercano y sea seguro según la emergencia. Si son evacuados los niños mas grandes deben de aprender el número de celular de algún familiar o de su casa para poder estar en contacto.

 

Aunque parezca juego, los niños deben de tener siempre un equipo de emergencia el cual debe contener:

-       Un sencillo botiquín de primeros auxilios.

-       Ropa como botas, impermeables y mantas livianas.

-       Linterna y pilas.

 

Y lo más importante es hacerles entender que

-        Los desastres no son castigos de Dios.

-       Pedir  ayuda a los adultos si está confuso o asustado

-       Es posible que después de un desastre tengan que vivir en un refugio algún tiempo. Para evitar algunas enfermedades y accidentes dentro del refugio, hay que enseñarles  que: deben mantener la higiene y la limpieza; lavarse las manos constantemente; usar las letrinas; enterrar la basura

-        A veces escribir sobre lo que ocurrió puede ayudar, o hacer dibujos. Pueden describir lo que sucedió y cómo se sienten.

-       Es bueno llorar por lo que ocurrió si sienten ganas de hacerlo, pero siempre hacer hincapié en que todo saldrá bien.

-       Enseñarle a que también los niños pueden  ayudar. Niños y niñas de todas las edades pueden ayudar en los refugios cuidando a otros niños y niñas, jugando con ellos.