NOTIMEX
26 de junio de 2016 / 11:41 a.m.

Luego de un primer tiempo de angustia, con el marcador en contra, la euforia estalló esta tarde en Francia, especialmente en París, por la victoria del combinado galo a Irlanda en la Eurocopa que le clasifica para los cuartos de final de la justa.

“Sí. Teníamos que ganar. No era posible que perdiéramos”, comentó a Notimex un seguidor del equipo francés en la fan zone instalada en la explanada de la Torre Eiffel, que congregó esta tarde al menos a 80 mil aficionados franceses según estimaciones provisionales, que luego de ir perdiendo gritaron de alivio y alegría.

Más allá del gran Estadio de la ciudad de Lyon, este, en donde se jugó el partido de octavos de final, con el estadio ocupado al 90 por ciento por franceses, París y su fan zone fueron los escenarios donde se reunieron más galos e irlandeses para seguir el juego de eliminatoria directa.

Los seguidores del equipo del gallo no respiraron hasta que Francia empató el juego en el segundo tiempo pero hasta ese momento la explanada de la “dama de hierro” se vivió un silencio y se vieron caras de angustia por el gol de Irlanda de penal en el minuto dos, con el que concluyó el medio tiempo.

“Es difícil a veces. Nos dieron un golpe en la cabeza con ese penal y estábamos un poco crispados, pero objetivo alcanzado”, declaró en la cancha a una televisora local el director técnico del equipo, el mediocentro francés campeón del mundo en 1998, Didier Deschamps.

“Los azules en cuartos después de un bonito susto”, encabezó de su lado el diario conservador francés Le Figaro en su web minutos después del final del duelo.

Finalmente, Francia, favorita para ganar su torneo, remontó en el segundo tiempo frente a Irlanda, que buscaba vengar la eliminación ilegal por parte de los franceses para el Mundial de 2010 de Sudáfrica, y sus seguidores estallaron embriagados de felicidad en París, con bengalas incluidas.

“Qué enorme satisfacción en este segundo tiempo. Teníamos que demostrar el potencial que teníamos”, dijo de su lado uno de los expertos de la cadena BeIn sports.

“Francia jugó bien finalmente en el segundo tiempo, sobre todo Griezman (el autor de los dos goles. Es un gran jugador”, expresó por su parte el exinternacional holandés Patrick Kluivert.

La selección irlandesa buscaba alcanzar los cuartos de final del torneo y los seguidores y medios de comunicación irlandeses querían la venganza además de la eliminación en 2009 por parte de Francia, con un gol ilegal, de la clasificación de la Copa del Mundo de Sudáfrica.

Hace siete años Francia eliminó injustamente a Irlanda con una jugada ilegal de Thierry Henry, al realizar el entonces delantero galo un control de un balón con la mano en el área irlandesa que terminó con un gol de William Gallas, en unas imágenes que dieron la vuelta al mundo.

El árbitro dudó por un instante pero finalmente dio por buena la jugada que los propios franceses reconocieron ilegal. Posteriormente la FIFA pagó cinco millones de dólares a la federación irlandesa de futbol para que no presentara un recurso judicial por el caso. Pero la venganza, de producirse, será para otra ocasión.