REUTERS
20 de abril de 2016 / 01:06 p.m.

Francia planea prorrogar dos meses más el estado de emergencia puesto en marcha tras los ataques islamistas de noviembre con el fin de garantizar la seguridad durante la Eurocopa de futbol que comienza en semanas, dijo el miércoles el primer ministro, Manuel Valls.

El anuncio se produjo horas después de que la policía simuló una respuesta armada a un ataque militante y una toma de rehenes en una estación de trenes de París, y un día después de que el Gobierno se comprometió a asegurar que las unidades antiterroristas puedan llegar a cualquier parte en un tiempo máximo de 20 minutos.

"El estado de emergencia no puede ser permanente, pero en ocasión de esta gran competición hemos decidido prolongarlo", aseguró Valls a la radio France Info.

La Euro 2016 comienza el 10 de junio y se prolongará durante un mes en diez estadios de toda Francia. Se espera que unos 2,5 millones de personas asistan a 51 partidos de 24 selecciones. También habrá áreas para que los aficionados puedan ver los encuentros en pantallas gigantes en las principales ciudades.

El actual estado de emergencia, que otorga poderes extraordinarios a la policía y las fuerzas de seguridad, expiraba el 26 de mayo. La ampliación propuesta debe ser aprobada ahora por el Parlamento.

La policía ha tenido poderes extraordinarios para registrar casas, retener a sospechosos y decretar el arresto domiciliario de personas desde los ataques del 13 de noviembre, en los que murieron 130 personas. La decisión inicial fue popular en Francia, pero los grupos de derechos humanos expresaron su preocupación por las dos extensiones aprobadas desde entonces.

En una actualización el miércoles, el Ministerio del Interior aseguró que ha estrechado el foco de las operaciones antiterroristas, con resultados más efectivos en los referente al hallazgo de armas.

Aseguró que se han realizado solo 122 allanamientos desde la última vez que se amplió el estado de emergencia el 26 de febrero, comparado con los 3.427 en los meses inmediatamente posteriores a los ataques. En estas operaciones más recientes, se incautaron unas 155 armas, contra 588 del periodo previo. Del total de 743 armas halladas, 75 fueron descritas como de "grado militar".