ALEJANDRA GONZÁLEZ | @ALEGONZALEZG7
22 de julio de 2016 / 06:46 p.m.

André-Pierre Gignac tuvo la oportunidad de haber cambiado la historia de la final de la Eurocopa 2016. Al minuto 92, un disparo del delantero de Tigres, tras una gran recorte sobre Pepe, terminó en el poste izquierdo, y José Mourinho confesó que en ese momento tuvo un sobresalto.

En una entrevista al portal Maisfutebol, el técnico portugués destacó que durante todo el partido, la única vez que se agitó ocurrió en la aproximación del jugador felino. 

"Fue muy difícil para Francia marcar un gol, si no fuera por la gran oportunidad que tuvo Gignac.. no puedo recordar otro momento de agitación", dijo el estratega del Manchester United.