18 de mayo de 2015 / 07:01 p.m.

West Bromwich recibió al Chelsea en la penúltima jornada del campeonato inglés, el encuentro se detuvo cuando los jugadores del equipo local se acercaron a reclamarle una acción al árbitro. El mediocampista ‘blue’, Cesc Fabregas, lanzó un pelotazo que impactó en un rival.

El juez interpretó que el balonazo del jugador español fue intencional y decidió mostrarle la tarjeta roja. El cuadro de Mourinho se quedó con diez hombres antes del medio tiempo.