agencias | @mmdeportesmx
22 de febrero de 2017 / 04:20 p.m.

La Juventus dio un paso de gigante hacia cuartos de final al vencer por 0-2 en el estadio del Oporto, que tuvo que jugar más de una hora con 10 por la expulsión de Alex Telles y no consiguió aguantar la superioridad de los italianos.

Los goles del croata Pjaca y del brasileño Dani Alves, que entraron en el tramo final del partido, dejaron la eliminatoria prácticamente resuelta para el campeón italiano.

La inferioridad numérica marcó el partido de ida para los "dragones" que, con un Iker Casillas muy seguro bajo palos, aguantaron todo el primer tiempo y parte del segundo el dominio de la Juventus, que a pesar de tener la posesión del balón no conseguía crear ocasiones claras.

Ante la impotencia de ver el empate a cero en el marcador a pesar de su superioridad, el técnico Massimiliano Allegri supo hacer los ajustes necesarios en su equipo y sus cambios dieron lugar a los dos goles de los italianos.

El Oporto salió al partido más entonado y dominó los primeros 10 minutos de juego, en los que intentó avisar a la Juventus con una falta frontal que el argelino Brahimi envió por encima del travesaño de Buffon.

Sin embargo, el equipo de Allegri fue creciendo con el paso de los minutos y se hizo con el control del encuentro, intentando poner a prueba a la defensa rival.

Un corte del español Iván Marcano cuando el argentino Higuaín entraba con peligro en el área y un despeje de Casillas con el pie ante el croata Mandzukic mantuvieron a raya a los italianos, que a pesar de acercarse a la portería rival no conseguían generar ocasiones claras.

La jugada que marcó el resto del partido llegó cuando el cronómetro no marcaba ni los 30 minutos de partido.

Telles, con dos faltas en apenas dos minutos, fue expulsado en el 27 y dejó a su equipo con diez, con Nuno Espírito Santo obligado a sacrificar al delantero luso André Silva para poder rearmar su defensa con el lateral mexicano Miguel Layún.

A partir de ese momento, la Juventus dominó el partido a placer, aunque tardó en conseguir sacarle las cosquillas al Oporto.

Las ocasiones más claras de la primera mitad llegaron en los últimos minutos, con un despeje de Casillas a un remate de su ex compañero en el Real Madrid Higuaín y un fuerte zurdazo al palo del argentino Dybala.

El conjunto italiano consiguió acertar en la meta de los "dragones" nada más iniciarse la segunda parte, pero el gol de Dybala fue anulado por un fuera de juego dudoso.

La Juventus siguió con la posesión del balón en sus manos pero no conseguía abrir espacios entre las líneas del Oporto, mientras que los blanquiazules se mantenían seguros sobre el campo con mucho mérito a pesar de la inferioridad numérica.

La cosa cambió cuando Allegri decidió mover el banquillo.

La salida del delantero Pjaca animó a su equipo y propició el primer gol en el 74, cuando un balón de Dybala en el centro del área golpeó en Layun y cayó a los pies del croata, que hizo el primero.

Con la ventaja en el marcador, el técnico de la Juventus decidió sacar a Alves y el brasileño no tardó ni un minuto en llevar el balón a las redes de Casillas, al bajar con el pecho un centro de Alex Sandro y culminar la jugada con un zurdazo.

En apenas dos minutos, la defensa del Oporto se vino abajo y la Juventus estaba cómodamente por delante en la eliminatoria, ventaja que incluso le lanzó en lo que quedó de partido, con Pjaca creando peligro en las cercanías de Casillas.

El partido acabó con los italianos buscando un tercer gol que no llegó, pero con un resultado muy favorable de cara a la vuelta en Turín.