cortesía la afición
26 de marzo de 2015 / 04:14 a.m.

Luego de la derrota del Real Madrid ante su archirrival, el Barcelona, seudo-aficionados merengues, esperaron a sus jugadores a las afueras de Valdebebas, para insultarlos y golpear sus autos.

El primer jugador que fue interceptado para ser agredido verbalmente, fue Jesé Rodríguez, quien a sus 22 años de edad, soportó las reclamaciones de estos "seguidores", ya que tras observarlos, se detuvo ante el reprobable suceso, pero al percatarse de lo incompetencia de dichas personas, aceleró y siguió su camino.

Posteriormente, Sergio Ramos se dio cuenta de los hechos, y tuvo la decencia de detenerse para preguntar el por qué de las agresiones, cuestionando: "¿Tú crees que es la actitud?, el equipo ha dado la cara, hay que estar siempre..." comentó Ramos.

Gareth Bale, aguantó que golpearan su auto, y también recibió insultos, al igual que el Técnico Carlos Ancelotti.