RAFAEL RIVERA
5 de agosto de 2015 / 07:48 p.m.

Catalogado como uno de los partidos más importantes del 2015, River Plate y Tigres jugarán el segundo juego de la final de la Copa Libertadores, en el estadio Monumental. Ante el valor histórico de este duelo, los seguidores del cuadro pampero se han mostrado entusiasmados, al grado de llegar a la euforia.

Previo al arranque del duelo, los hinchas de River se hicieron presentes llenando las calles de Buenos Aires, los cuales colmaron las entradas de la cancha de River. El diario argentino Olé dio a conocer la situación en su portal oficial, los cuales causaron destrozos al intentar ingresar al estadio.
Debido a la euforia, un grupo de hinchas derrumbó las vallas de contención del estadio, al igual que otros seguidores se colaron sin boleto saltando los torniquetes de acceso.