EFE
4 de agosto de 2017 / 08:11 a.m.

El brasileño Neymar dijo hoy que ha fichado por el París Saint-Germain (PSG) para buscar "algo más grande" y "un nuevo desafío", pero negó que lo haya hecho para alcanzar un mayor protagonismo del que tenía en el Barcelona.

"No he venido a buscar aquí protagonismo, sino algo nuevo, los títulos que este club y sus aficionados merecen", dijo en una multitudinaria rueda de prensa en el estadio del Parque de los Príncipes.

"Quería algo más grande, algo nuevo, y me he dejado llevar por mi corazón, que me ha dicho que era el momento de dar este salto", señaló.

El delantero reconoció que ir al PSG "fue una de las decisiones más difíciles" de su vida, porque estaba "bien adaptado a Barcelona", pero se mostró "muy feliz" por llegar a la capital francesa.

Reconoció que le dio muchas vueltas y que escuchó muchos consejos, pero que finalmente consideró que era el momento de cambiar de aires.

"Quiero ayudar a escribir la historia de este club, que tiene potencial para ser el mejor del mundo", señaló el jugador.

Neymar afirmó que fichó por el Barcelona "para jugar junto a Messi, el mejor del mundo", pero que la motivación para venir al PSG ha sido "el club, todos los jugadores, no uno en particular".

El brasileño, por el que el PSG ha pagado 222 millones de euros, dijo no sentir una presión particular por ser el fichaje más caro de la historia, al tiempo que negó haber tomado la decisión de recalar en el PSG por dinero.

"Quien piense eso no me conoce, siempre he buscado mi felicidad, no el dinero", aseguró el jugador.

En este sentido, el presidente del PSG, Nasser al Khelaifi, afirmó que Neymar podría ganar más en otros clubes y señaló que el jugador "ha venido porque le ha gustado el proyecto".

El presidente señaló que fue el club y no el jugador quien pagó la cláusula y consideró que el fichaje es "un buen negocio" para la entidad, que ganará más dinero del que gasta en el fichaje.

Reveló que antes del fichaje del brasileño el PSG valía 1.000 millones de euros y ahora 1.500, y emplazó a quienes critican el fichaje a hacer las cuentas "en dos o tres años": "No hay un segundo Neymar en el mundo. En dos o tres años apuesto que su valor será, como mínimo, el doble".

El brasileño dijo estar "triste" por el hecho de que algunos aficionados del Barcelona se sientan traicionados y consideró que no ha hecho "nada malo".

"Espero que sean una minoría los que piensen así. Creo que no he faltado el respeto a nadie y que todo jugador tiene derecho a marcharse si lo cree conveniente", afirmó.

El atacante aseguró que tomó la decisión "hace un par de días" y que se la comunicó en primer lugar al entrenador del Barcelona, Ernesto Valverde.

Al Khelaifi indicó que, pese a la presión del PSG y del Barcelona, "Neymar quiso tomarse el tiempo de pensar y de salir de la mejor forma posible, por la puerta grande", por lo que consideró que "se comportó como un caballero".

DP