AP
13 de marzo de 2015 / 12:53 p.m.

La viuda de un árbitro mostró una tarjeta roja el viernes durante la sentencia de un hombre que fue condenado a un mínimo de ocho años de cárcel por matar al silbato durante un partido en una liga de barrio.

Bassel Saad, de 37 años, se declaró culpable de asesinato involuntario, admitiendo que golpeó al árbitro John Bieniewicz durante un partido en el parque Livonia el año pasado. Bieniewicz, de 44 años, se aprestaba a cobrar un penal y a expulsar a Saad, quien trabaja como mecánico y juega en ligas recreativas.

Bieniewicz falleció dos días después.

La viuda sacó de su cartera una tarjeta roja cuando habló durante la vista, pero Saad no la vio ya que en ese momento le daba la espalda.

La mujer, Kris Bieniewicz, se mostró decepcionada con la condena.

"Fue un asesinato. Para mí siempre será un asesinato", le dijo al juez.

Saad podría salir en libertad bajo palabra después de ocho años. Pero si no hace buena letra su condena podría ser de 15 años.

El hombre lamentó lo sucedido y dice que reza por la familia de Bieniewicz, quien tenía dos hijos.

Saad había llegado a un acuerdo con la fiscalía por el cual se declaraba culpable de homicidio involuntario, que conlleva penas menores que el asesinato.

El juez Thomas Cameron dijo que la muerte de Bieniewicz fue producto de "una acción infantil, absurda" y que Saad simboliza para muchos el nivel de violencia que hay en el deporte.

Bassel Saad