REDACCIÓN
20 de agosto de 2015 / 12:42 p.m.

Gareth Bale, uno de los jugadores más queridos del Real Madrid erró un penal sin portero, esto en el desafío “Dizzy Goals”, el cual lo realizó con algunos de sus amigos.

El reto consistía en dar una buena cantidad de vueltas con la mano puesta en un balón, y de ahí correr a tratar de cobrar la pena máxima sin portero.

Por tantas vueltas terminaron mareados, y ninguno pudo celebrar el deseado gol, pero consiguieron una buena actividad para pasar la tarde.