REDACCIÓN
14 de agosto de 2015 / 09:53 a.m.

En el futbol todo puede pasar, hemos vistos goles espectaculares, pero también jugadas ridículas.

Esta vez, ocurrió un autogol muy extraño en la Copa Sudamericana, en el partido entre Aurora y Sportivo Luqueño de Paraguay; en un centro que el portero salió con los puños, el rival remató con la cabeza, dando como consecuencia que el balón agarre un efecto extraño y que el arquero terminó metiendo un gol en su propia puerta.

Portero