AP
7 de julio de 2016 / 04:28 p.m.

De la mano del oportunismo de Antoine Griezmann, Francia no perdonó los errores de Alemania y está en la final de la Eurocopa.

Griezmann elevó a seis su cuenta goleadora del torneo al marcar los tantos con la que la selección anfitriona superó el jueves 2-0 a Alemania, cuya ambición de un doblete Mundial-Eurocopa naufragó en una noche calurosa en Marsella.

El artillero francés abrió el marcador cuando se jugaban los descuentos del primer tiempo al convertir un penal tras una mano en el área de Bastian Schweinsteiger.

Dentro de un partido en el que Alemania dominó la posesión, Griezmann metió el segundo a los 72, con la complicidad de un balón que la zaga alemana perdió dentro del área y seguido su arquero Manuel Neuer despejó mal un centro de Paul Pogba. La pelota quedó servida para que el delantero del Atlético de Madrid solo tuviera que empujarla al fondo.

Alemania reaccionó con rabia en procura de la remontada, pero la falta de pericia de sus atacantes le negó el gol.

En su primera Euro, Griezmann quedó a solo tres tantos de alcanzar a su compatriota Michel Platini y al portugués Cristiano Ronaldo, los máximos artilleros en la historia del torneo.

Griezmann y Francia se las verán ahora contra la Portugal de Cristiano en la final que se disputará el domingo en el Stade de France, un duelo entre dos goleadores —con el número 7— que brillan en los dos grandes clubes de Madrid.

Para vencer a Alemania por primera vez desde 1958 en una competición oficial, Francia se cobijó en Marsella, la ciudad del sur donde el fútbol se vive con más pasión en el país. En una noche calurosa, la masa no se aburrió de entonar La Marsella, el himno nacional.

Francia irá por su primer gran título desde que se proclamó campeona de la Euro 2000, dos años después de salir airosa del Mundial 1998, consagrándose en el entonces flamante Stade de France.