agencias
2 de agosto de 2015 / 06:41 p.m.

 El PSV Eindhoven impuso la lógica para ganar 0-3 al Groningen y lograr su décima Supercopa de Holanda tras una final en la que aprovechó la inexperiencia de su rival, que luchó por primera vez por un título que coronó a Adam Maher, autor del golazo que sentenció el duelo.

El centrocampista holandés de origen marroquí acabó con las esperanzas de la ciudad de Groninga, que soñó con levantar un trofeo que su equipo nunca había conseguido con anterioridad. Su tanto, el segundo del PSV en el minuto cincuenta, fue un jarro de agua fría para los hombres de Erwin van de Looi, que hasta ese instante plantaron cara al campeón de la Eredivisie.

Antes del zurdazo desde fuera del área con el que Maher acabó con la ilusión del Groningen, el Groningen mereció por lo menos haberse marchado a los vestuarios con un empate. Sin embargo, su inocencia delante de la portería de Jeroen Zoet fue determinante para que el marcador luciera un 0-1 al descanso.

Y eso que el PSV de presentó al encuentro con alguna duda tras firmar una pretemporada irregular después de perder dos partidos ante el Basilea y el Mónaco. Además, sin sus dos estrellas del curso pasado, Memphis Depay y Georginio Wijnaldum, vendidos al Manchester United y al Newcastle para ingresar 47 millones de euros, la incertidumbre era mayor antes del primer choque importante del curso.

Philipp Cocu sentó en el banquillo al mexicano Andrés Guardado (falló un penalti en el minuto 88), que solo se había entrenado dos días tras ganar la Copa Oro con su selección, y dio salida a Davy Pröpper uno de los fichajes del club con los que el técnico del PSV espera no perder el nivel del año pasado.

El Groningen, que dedicó toda su pretemporada a preparar este partido, dominó casi todo el primer tiempo. Suyas fueron las mejores ocasiones, como un disparo al palo de Brian Linssen en el minuto 45 y otro del congoleño Abel Tamata, que apuntó directamente a Zoet cuando tenía toda la portería libre para marcar.

Mientras, al PSV le bastó un cabezazo de Luuk De Jong en el minuto 25 para abrir el partido. Fue el único disparo a portería del cuadro de Cocu en toda la primera parte. La efectividad fue máxima y el resultado injusto.

En la reanudación, el Groningen volvió a dominar el partido desde el inicio, pero la aparición de Maher a los cinco minutos con su zurdazo acabó con cualquier atisbo de remontada.

Ahí se acabó la final y el tercer tanto, obra de Luuk De Jong, fue la consecuencia lógica a la caída de un equipo herido de muerte. El PSV, con tres goles de ventaja, se recreó en su décimo título, con el que suma dos más que el Ajax, que tiene ocho. En esta ocasión, David no pudo con Goliat.



-- Ficha técnica:

0.- Groningen: Padt; Hateboer, Botteghin, Lindgren, Tamata; Hiariej, Rusnák (Drost, min. 62), Tibbling (Bacuna, min. 74); Antonia, Linssen (Mahi, min. 62) y De Leeuw.

Entrenador: Erwin van de Looi.

3.- PSV Eindhoven: Zoet; Arias, Isimat-Mirin, Bruma, Poulsen (Brenet, min. 69); Pröpper, Hendrix, Maher (Pereiro, min. 85); Narsingh, De Jong y Locadia (Guardado, min. 74).

Entrenador: Phillip Cocu.

Goles: 0-1, min. 25: De Jong; 0-2, min. 50: Maher; 0-3, min. 64: De Jong.

Árbitro: Bas Nijhuis. Mostró cartulina amarilla a Lindgren (min. 62) por parte del Groningen y a Mahi (min. 89) por parte del PSV Eindhoven.

Incidencias: final de la Supercopa de Holanda disputada en el Amsterdam Arena ante cerca de 53.000 espectadores.