15 de abril de 2013 / 03:00 p.m.

Desde el momento en que sales de tu hogar, ya sea para trabajar, ir de compras, o por diferentes necesidades; nos sobresalta la angustia por querer tener la seguridad de que nuestros hijos están bien cuidados y fuera de todo peligro.

Es entonces cuando hacemos uso de la tecnología, desde bocinas, cámaras,  teléfonos, intercomunicadores, teléfonos móviles etc. todos ellos nos dan el resultado esperado. Estos aparatos son utilizados de acuerdo a la edad en la que se encuentran nuestros hijos, sin embargo el  teléfono celular es el que más eficaz es, en cuanto a comunicación se refiere. Así es como de pronto nos concientizamos que ha llegado el momento que ellos tengan su propio teléfono móvil, pero ¿Cuál es el uso que deben darle? ¿Qué saldo deben de tener? ¿Qué modelo es el más conveniente para ellos?

Estas son preguntas que debemos contestar antes de proporcionarles el teléfono móvil a nuestros hijos ya que no todo es perfecto y tenemos que estar conscientes que los usos de los niños harán del celular son: llamadas, mensajes de texto, reproducir música, juegos, etc. y su uso excesivo sería perjudicial para ellos.

Primero debemos asegurarnos de que nuestros hijos comprendan que la adquisición de éste aparato celular es para seguridad de ellos y de nosotros,  los padres. Que existirán reglas para su uso diario y que ellos deben de seguirlas por seguridad. Debe quedar claro que el celular solo es para saber dónde y cómo están, así mismo para que ellos nos den a conocer si necesitan algo o si están en problemas, estén seguros que vamos en camino en su auxilio y que recibirán instrucciones sobre sus acciones mientras llegamos al lugar donde están.

¿Qué clase de aparato deben usar? Es lógico pensar en que ese celular debe tener una excelente recepción, sin embargo no será necesario comprarles un celular con tecnología de punta. Deben entender que la razón de tener un sencillo celular es porque éste no es para presumir a sus compañeros y amigos, es solamente para servicio de seguridad entre nosotros y ellos.  Que no es necesario que el celular tenga acceso a internet porque no es para usar páginas sociales, o investigación ya que para eso tendrá, bajo supervisión, las computadoras de la casa.

Así mismo, éste debe ser un aparato que sea resistible al rudo uso de un niños, sabemos que los celulares estarán dentro de sus mochilas y por lo tanto en ocasiones estas caerán al piso, y siendo reales a nosotros como adultos nos ha pasado que de las manos pasan al piso, entonces entre más resistible sea el aparato mucho mejor.

También debemos dejar en claro, que el celular tendrá saldo, ya sea en un plan económico o al pagarles tiempo aire para que siempre esté disponible, pero que éste solo será utilizado para la comunicación entre nosotros y ellos, y jamás para conversar, o enviar mensajes de texto a los amigos.

De la misma manera, debe ser prioridad que ellos estén advertidos que solo podrán contestar las llamadas del número de celular de sus papás o de casa. A nadie más deben de contestar jamás. Para acceder  solamente a los números que ellos pueden marcar podemos colocarles la opción de marcación rápida.

El celular es de utilidad para la seguridad delos hijos, pero si se le da un mal uso al equipo puede exponer a los niños a situaciones de riesgo. Es importante como padres realicemos un seguimiento diario de las llamadas y mensajes que hacen, reciben o envían desde los teléfonos. A partir de la etapa de pre adolescencia este control debe ser mayor. El chequeo de llamadas y mensajes jamás debe hacerse frente a ellos.

Y recordemos que somos nosotros como padres, los que obligadamente debemos de hablar con ellos sobre el uso del teléfono celular, debemos educarles sobre el beneficio y la responsabilidad de utilizar uno.

A medida que pase el tiempo, se presentaran dudas nuevas, no habrá problema si vamos conversando con ellos, dando privilegios y otorgando responsabilidades, a medida que crezcan podrán tener mayor acceso y privacidad sobre este maravillo aparato tecnológico.

Miriam Benítez González