EFE
24 de diciembre de 2016 / 12:41 p.m.

El Comité Olímpico Holandés (NOC) ha puesto en marcha una importante investigación sobre los abusos sexuales entre los atletas que tuvieron lugar durante los últimos 30 años, después de revelarse que sólo en 2016 se registraron 215 casos nuevos.

"Se trata de una investigación empírica para intentar saber cuántos casos de abusos y de qué tipos hubo en los Países Bajos durante los últimos años", dijo hoy a Efe la investigadora deportiva Marjan Olfers.

Esta holandesa, profesora de Derecho Deportivo en la Universidad de Ámsterdam, investiga desde hace una década los abusos sexuales que tienen lugar entre los deportistas del país.

Advierte de que las pesquisas pueden sacar a la luz "cosas que no gustarán" y lamenta que ella alertó desde hace años sobre "la existencia de múltiples" casos.

"Según mis propios estudios, cuando alguien empieza a denunciar, y otro empieza a investigar, se produce un efecto dominó en el que las víctimas se sienten más seguras y denuncian", añade esta experta.

Los atletas pueden denunciar al Comité cualquier actuación que consideren incorrecta, como los abusos de poder, el dopaje o sobornos.

No obstante, durante este año, de los 269 informes recibidos, 215 son por acoso sexual entre los deportistas o sus superiores.

"Todos esos casos de abuso sexual son demasiados", dijo la ministra holandesa de Deportes, Edith Schippers en rueda de prensa.

Schippers se refiere a los últimos datos de la Federación Holandesa de Deportes, como también se denomina el NOC, que confirman que el 80% de las denuncias por "comportamiento inaceptable" entre los deportistas son de carácter sexual.

Según un portavoz de NOC, el número de los abusos sexuales puede ser mucho mayor que el reportado porque no todo el mundo se atreve a denunciar, ni todos consideran que su denuncia llegará a alguna parte.

Esta investigación llega especialmente después del caso de Barry Bennel, el antiguo entrenador británico de Crewe Alexandra, que fue imputado con múltiples cargos de abusos sexuales a diferentes deportistas cuando empezaban sus carreras profesionales.

"Los niños son los más vulnerables porque dependen del entrenador para todo y lo ven como una autoridad. Además hay muchos voluntarios y me consta que hay casos en Holanda que no se han denunciado por miedo", señaló Olfers.

La Federación lanza una investigación que abarcará todas las quejas recibidas en los últimos treinta años para determinar cuántos, de quién y de qué tipo de acosos se han registrado, añade el portavoz a Efe.

El objetivo es averiguar si hay víctimas de abusos sexuales o de cualquier otro tipo en los Países Bajos que siguen ocultos después de años y, especialmente, llevar ante la justicia a los culpables, si los hay.

El pasado miércoles, la exciclista holandesa Petra de Bruin reveló públicamente que había sufrido abusos sexuales durante su carrera.

Cuatro veces campeona en Holanda, De Bruin reconoció en declaraciones a la televisión holandesa "NOS" que, ahora, con 54 años, se "atreve" a reconocer los abusos sexuales que sufrió cuando era menor de edad.

"Todos los días me duele recordarlo", afirmó la deportista, y aseguró que la primera vez tenía tan sólo 10 años cuando uno de sus entrenadores la obligó a tocarle.

Aseguró que le llevó "años y años para decir" lo que ha dicho esta semana porque le "duele mucho", confesaba.

Antes también lo reconoció otra antigua ciclista, Marijn de Vries, quien admitió que el mecánico del equipo abusó de ella sexualmente en varias ocasiones.

"Mira que tenía ya 30 años, pero no quería causar ningún lío, así que no dije nada", resumió la deportista, también en "NOS".

Por todos estos casos, la ministra Schippers anunció que apoya la investigación y explicó que es "importante que esto se estudie adecuadamente, que las víctimas puedan denunciar y sobre todo que tengan la ayuda adecuada disponible".

Sin embargo, Olfers considera que esta investigación "llega un poco tarde" para las víctimas porque se ha dejado "campo abierto" a los acosadores por "no tomar cartas en el asunto" con anterioridad.

Ahora pide "independencia y profesionalidad" en la investigación si se quiere llegar a buenos resultados.