AGENCIAS
13 de julio de 2015 / 09:43 a.m.

El presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, explicó este lunes que "nadie le ha pedido a Iker Casillas que deje el club", y que el traspaso del guardameta español al Oporto portugués responde al "deseo" del jugador de emprender una nueva etapa deportiva.

"Casillas nos trasladó su deseo y nosotros lo hemos aceptado. Nadie le ha pedido que dejase el club", remarcó el mandatario madridista, este lunes, durante su comparecencia en el palco de honor del estadio Santiago Bernabéu, donde estuvo acompañado por el ya exjugador del Real Madrid.

Florentino Pérez justificó su comparecencia por la aparición de "informaciones confusas" en los medios de comunicación, tras la confirmación del adiós del excapitán del club madrileño, después de 25 años en el club, en el que conquistó 19 títulos. Todos ellos estuvieron expuestos sobre el césped del estadio Santiago Bernabéu.

El mandatario blanco aseguró que Iker Casillas se merecía que la entidad atendiera su petición "como reconocimiento a una trayectoria única". "Comprendo a Iker cuando toma la decisión de emprender una nueva etapa deportiva", dijo Pérez.

En su intervención ante los medios de comunicación, y acompañado por miembros de la junta directiva, de las peñas y del patronato, el presidente del Real Madrid subrayó la "trascendencia" que para el club tiene la "despedida" del portero, de 34 años.

"Iker se ha ganado nuestros respeto y cariño dentro y fuera de los estadios. Llegó con nueve años y se va como capitán del equipo, habiendo ganado todo y como uno de los grandes referentes. Se va el mejor portero de la historia del Real Madrid y del fútbol español", indicó Florentino Pérez.

El presidente del club blanco lamentó que Iker Casillas haya tenido que soportar "dos años de mucha presión" por los silbidos recibidos por parte de algunos seguidores.

"Es incomprensible", denunció Pérez, "que un sector de la afición no se haya comportado adecuadamente". "Espero que nos sirva de reflexión para el futuro y para que no vuelva a ocurrir", deseó.

Florentino Pérez recordó que para muchos de los grandes referentes la salida del club "nunca ha sido fácil" y agregó: "Tenemos la obligación de venerar a nuestros ídolos".

Preguntado sobre la austera y sencilla despedida que Iker Casillas vivió en la jornada de ayer, domingo, donde el meta compareció solo ante los medios informativos, el presidente del Real Madrid señaló: "Era la que él quería. Él, más que nadie, era el dueño del difícil tiempo del adiós".

Tendrá Iker Casillas "el gran partido homenaje que merece" posiblemente el próximo 12 de agosto, según anunció Pérez.

"Sin ninguna duda lo va a tener", afirmó, "y los aficionados reconocerán en Iker la grandeza de uno de los futbolistas más importantes de la historia de este club".

Tras remarcar que él hubiese preferido que el guardameta terminase su carrera deportiva en el Real Madrid, Florentino Pérez agradeció al jugador de la localidad madrileña de Móstoles su dedicación para que la "leyenda" de la entidad "sea aún más grande".

Pese a su decisión de fichar por el Oporto -"un club amigo", apuntó Pérez-, el presidente del Real Madrid dejó "abiertas" las puertas para un posible regreso de Iker Casillas al club en el que recaló en 1990, con nueve años.

"(Iker) nunca ha dado un problema en este club, jamás, de ningún tipo. Ha sido ejemplar en todo", recalcó Pérez. "Su comportamiento durante este tiempo muestra el camino a los que sueñan con formar parte de este equipo", sentenció.