16 de diciembre de 2013 / 03:37 p.m.

Es inicio de una hermosa temporada que sin lugar a dudas todos hemos disfrutado y si nos vamos al pasado vienen a nuestras mentes los momentos más felices vividos en nuestra infancia. Ahora estamos aquí como padres, queriendo vivir estos momentos, hacer felices a nuestros hijos y tener por siempre ese recuerdo.

Lo más importante en esta fecha es dejarles más que recuerdos, es vivir más que momentos inolvidables con fiestas, y regalos. Es enseñarles el verdadero valor de la navidad.

¿Qué celebramos en Navidad?  ¿Qué debo enseñarles sobre la navidad a mis hijos? Lo  más importante a recordar debe ser los principios de esta fecha.  Son bonitas las fiestas,  es la alegría de la música parte  importante de las fiestas navideñas. Los regalos no deben faltar y los abrazos deben estar a la orden del día. Eso es bueno, pero ¿cuál es el centro de esta fecha?

Actualmente nuestros pequeños al llegar fecha esta fecha ya tienen su enorme lista de los regalos que quieren recibir. Así mismo saben que solo por estas fechas deben portarse bien si no, no tendrán esos regalos. Para ellos son disfrutar de no ir a la escuela, dormir tarde, ver televisión, y recibir por parte de los demás regalos.

No es que sea malo recibir regalos o disfrutar de merecidas vacaciones,  aquí la situación es que solo estamos enseñando a los niños a ser egoístas. Porque ellos se convierten en el centro de todo evento. Recibimos enorme su lista de regalos con beneplácito y nos esforzamos por cumplirla al pie de la letra. Pensamos en que son “pobrecitos”  se han portado bien y “para eso yo trabajo”. De igual manera nos esforzamos por cumplirle el menor capricho porque siempre están solos, yo en el trabajo entonces debo compensarle eso, mientras tengan un precio muy elevado, creemos es mejor para mantenerlos contentos, ya que ellos se lo merecen y nosotros mantenemos nuestra tranquilidad mental.

Otra forma de mal educar a los pequeños es a través de un mal ejemplo. Al llegar estas fechas  recibimos un dinero extra llamado aguinaldo, este dinero siempre es destinado a mejorar nuestras casas, a invertirlo en vacaciones, a comprarnos regalos, etc. eso tampoco es malo, el problema es que olvidamos la mayor lección para nuestros hijos

Reflexionemos: Navidad significa natividad, nacimiento de Jesús el Salvador del Mundo. Vino como el regalo de mayor valor por parte de nuestro Dios. Este es el verdadero mensaje de navidad. Ese Jesús que nos vino a dar, a servir y a salvar.

Entonces ¿qué debo enseñar? ¿Cómo festejar? No, no es un error disfrutar de la familia estas vacaciones, no, no estamos equivocados si compramos ropa y juguetes para nuestros hijos. Pero falta que vean, practiquen y aprendan la mejor lección de todas.

Aprovechemos esta época para recordar a los más desafortunados. A aquellos que no tienen hogar, los que no tienen que comer. Recordemos a los que no tienen trabajo, a los que están enfermos. No olvidemos a los que están solos por algunas causas. Organicemos visitas a lugares donde podamos compartir ropa, comida, compañía etc. llevemos a nuestros hijos a realizar actos de amor. Que aprendan que dar es mejor que recibir. Que practiquen la misericordia y el verdadero significado de la navidad. Recordemos que a quién festejamos en esta fecha, vino a servir y es bueno que lo celebremos de igual manera. Porque más bienaventurado es dar que recibir.

 Miriam Benítez González