AGENCIAS
13 de junio de 2016 / 05:04 p.m.

Subestimada otra vez, Italia rindió con acierto otro ejercicio de disciplina táctica y pegada oportuna.

Con goles de Emanuele Giaccherini y Graziano Pelle, Italia consumó el lunes un magnífico debut en la Eurocopa al vencer 2-0 a Bélgica, la selección que en los papeles se presentaba como la gran favorita del Grupo E.

Pese a que Bélgica ejerció la iniciativa, Italia tuvo la maestría para torcer el trámite a su favor con dos brillantes definiciones.

A los 32 minutos, Giaccherini puso en ventaja al equipo de Antonio Conte. El volante se infiltró en medio de dos defensores belgas para dominar de un toque el pase que el zaguero central Leonardo Bonucci sirvió desde el círculo central. Giaccherini elevó el balón ante la salida del arquero Thibaut Courtois para convertir su primero gol con la Nazionale desde 2013.

Esa mínima ventaja era todo lo que Italia quería. El muro defensivo conformado por Leonardo Bonucci, Andrea Barzagli y Giorgio Chiellini, todos de la Juventus, supo contener el asedio belga.

Pelle puso cifras definitivas en los descuentos, definiendo de volea tras una exquisita entrega de Antonio Candreva.

Eden Hazard y Kevin De Bruyne, las dos grandes figuras de Bélgica casi que ni gravitaron en el partido. Y Romelu Lukaku desperdició la mejor ocasión al disparar desviado al quedar en un mano a mano con el arquero Gianluigi Buffon tras un contragolpe.

Descrita como una de las peores selecciones italianas de todos los tiempos por la crítica local, el once titular con una media de edad que supera los 31 años hizo caso omiso de los pronósticos con un notable despliegue colectivo en el Grand Stade de Lyon, apoderándose del primer lugar en su grupo.