EFE
31 de octubre de 2017 / 04:16 p.m.

Un gol de cabeza de Javi Martínez, en el minuto 78, dio al Bayern una victoria a domicilio ante el Celtic (1-2) y el pase a los octavos de final de la Liga de Campeones.

El Bayern sufrió, pero al final prolongó su buena racha desde el regreso de Jupp Heynckes al banquillo y cuenta sus partidos por victorias.

Heynckes hizo cinco cambios con respecto al equipo que le había ganado al RB Leipzig el sábado. Robert Lewandowski se quedó en Múnich por problemas musculares, mientras que Joshua Kimmich, Mats Hummels, Sebastian Rudy y Thiago Alcántara empezaron el partido en el banquillo.

Los nuevos en la formación inicial fueron Rafinha, Niklas Süle, Corentin Tolisso, Kingsley Coman y Arturo Vidal.

El reto principal de Heynckes era cubrir la ausencia de Lewandowski sin tener un delantero centro nato.

James aparecía como 9 cuando el Bayern hacía la presión adelantada para tapar la salida del Celtic. Cuando el Bayern tenía la posesión de la pelota, el colombiano retrasaba su posición y servía de enganche y en el área aparecían alternativamente, desde más atrás, Vidal y Tolisso.

El Bayern se enfrentó a dos problemas. Por un lado tenía dificultades para romper el planteamiento defensivo del Celtic y por otro, en las pérdidas de pelota, no cerraba suficientemente los espacios, con lo que en los primeros minutos permitió tres contragolpes al Celtic, el más peligroso en el minuto 5, cuando Armonstron no alcanzó a controlar un centro de Forrest desde la derecha.

El primer gol del Bayern se produjo en el minuto 22 y la jugada se originó en un despeje largo del meta Sven Ullreich que aprovechó Dembelé para dejar atrás al central Boyata, regatear al meta Craig Gordon, que salió precipitadamente del área, y luego definir entre las piernas de tres defensores del Celtic.

En la parte final del primer tiempo, el Bayern se replegó demasiado y se dejó arrinconar en el área por el Celtic, que en el minuto 30 tuvo una buena ocasión de gol cuando David Alaba salvó en última instancia al cortar un centro que Mousa Dembelé iba a rematar a puerta vacía.

Los minutos finales del primer tiempo dejaron claro que el Bayern estaba jugando con juego y eso se reafirmó en el comienzo del primer tiempo cuando, en el minuto 48, el meta Sven Ullreich tuvo que desviar a saque de esquina un disparo de Armstrong desde la media luna

Aunque hubo una fase en la que el Bayern trató de dormir el partido a base de posesión de balón y en el minuto 68 fabricó una buena ocasión que terminó en un remate de James que Gordon paró con el pie, cada vez que el Celtic apretaba creaba problemas al equipo alemán.

En el minuto 74 llegó el empate, con un remate de McGregor dentro del área, pero el Bayern reaccionó casi de inmediato y firmó el 1-2 cuatro minutos después con un remate de cabeza de Javi Martínez a centro de David Alaba desde la izquierda.


AG