AGENCIAS
6 de mayo de 2016 / 10:45 a.m.

El Leicester City, vigente campeón de la Premier League, ha anunciado este viernes que mañana, antes del partido frente al Everton (16:30 GMT), invitará a sus aficionados a cerveza y pizza.

Así, los cerca de 33.000 espectadores que acudan al King Power Stadium para presenciar en directo el último encuentro en casa de la histórica temporada 2015/2016 recibirán un botellín de cerveza o una botella de agua y un cupón para ser canjeado por una pizza.

La franquicia estadounidense Pizza Hut, inspirada en la promesa del técnico Claudio Ranieri a sus jugadores, que durante toda la campaña les invitó a pizza cuando conseguían mantener la portería a cero, proveerá 30.000 pizzas a los hinchas que acudan con entrada al estadio de los 'foxes'.

Los seguidores recibirán un cupón que podrán canjear por una pizza Pepperoni, Margarita, Hawaiana, Barbacoa o Pollo en uno de los establecimientos de la ciudad.

"Los restaurantes Pizza Hut están encantados de celebrar el logro increíble del Leicester City Football Club y quieren premiar a sus aficionados después del que ha sido el logro más espectacular en la historia del deporte", dijo un portavoz.

Además, el Leicester hará entrega a los poseedores de una entrada para el partido frente al Everton de una cerveza o de un botellín de agua cortesía de la casa tailandesa Singha, patrocinador oficial del club.

El conjunto del centro de Inglaterra, al que le será entregado el sábado el recién conquistado título de la Premier Lague, prepara un fastuoso festejo antes y después del encuentro con los 'toffees'.

En los prolegómenos del duelo, el tenor italiano Andrea Bocelli, que ha vendido más de 80 millones de discos en todo el mundo, interpretará en el King Power Stadium el aria "Nessun Dorma", de la ópera Turandot, de Giacomo Puccini, y la canción "Time To Say Goodbye" ("Con te partirò").

Bocelli, de 57 años, cumplirá así la promesa que le hizo al entrenador del Leicester, su compatriota Ranieri, hace seis semanas, cuando le dijo que actuaría en el estadio si los 'foxes' se coronaban campeones de la liga inglesa.