EFE
12 de junio de 2016 / 11:05 a.m.

El sueco Zlatan Ibrahimovic, una de las estrellas de la Eurocopa, reconoció que es un jugador "lento", pero que pese a ello "los futbolistas pueden ser buenos aún siendo lentos".

El todavía delantero del Paris Saint-Germain (PSG) terció de esa manera en la polémica sembrada por su compañero de selección Markus Berg, quien había dicho que la pareja de centrales de Irlanda, a la que se enfrentan mañana en París, "es un poco lenta".

"Yo también soy lento. (Los jugadores) pueden ser buenos aún siendo lentos", zanjó "Ibra", que en sus intervenciones ante la prensa suele hacer más bien gala de una elevada autoestima y de declaraciones altisonantes.

El delantero reconoció que para él el partido de mañana será "diferente" a otros debut en torneos internacionales, ya que jugará en París, "donde he vivido cuatro años y donde juego con el PSG".

"Va a ser un partido difícil, está al 50 %. Pero lo único que importa es lo que pase en el campo, no lo que digamos aquí", señaló, antes de admitir que en Suecia debe ser "más paciente" con sus compañeros, a quienes "no pide tanto" como a los jugadores del PSG.

Respecto a los rivales con los que ha quedado encuadrado Suecia, en el llamado "grupo de la muerte" junto a Italia y Bélgica, además de Irlanda, dijo que "no son favoritos", pero que el simple hecho de haber llegado hasta la fase final quiere decir que "somos un buen equipo, por lo que no debemos fijarnos en los demás".

"Ibra" llega a la Eurocopa "muy fuerte, con una buen temporada detrás", y considera que cada año que pasa se hace "mejor jugador".

"Hay muchos jugadores nuevos en la selección. Siempre tenemos presión, y yo el que más. Quiero quitarles el máximo de presión a mis compañeros, para que disfruten, salgan y juegan", añadió.

También opinó sobre los incidentes entre hinchas radicales en Marsella: "Conozco muy bien Francia. Lo que sucedió ayer en el campo no estuvo bien. Lo que espero es que los aficionados disfruten, lo que pasó no debe suceder".