RAFAEL RIVERA
5 de agosto de 2015 / 06:09 p.m.

Tras las severas críticas suscitadas por el subcampeonato de la Copa América, el delantero argentino Lionel Messi volvió a la actividad, en un duelo que aumentó la polémica. Enfrentando a la Roma, el atacante argentino y el Barcelona disputaron el trofeo Joan Gamper.


Pese a triunfar 3-0, la victoria de los blaugranas pasó a segundo plano, gracias a una reacción inesperada de Messi. Al minuto 34, el defensa Mapou Yanga-Mbiwa agredió verbalmente a la ‘Pulga’, quien mostró una faceta poco común de su personalidad.

Messi encaró de forma furiosa al zaguero de ‘La Loba’, al cual le conectó un ligero cabezazo, para posteriormente sujetarlo por el cuello. Dicho incidente obligó a la intervención de los jugadores de la Roma, al igual que del árbitro, para evitar que el conflicto pasara a mayores.