EDUARDO TORRES | @edutorresr
24 de junio de 2017 / 08:55 a.m.

Este sábado por la mañana México enfrentará a Rusia, jugar contra el anfitrión significará lograr o no el pase a la siguiente ronda de semifinales. Un empate le bastaría para alcanzar el puntaje necesario que lo pusiera en el otro lado.

Para la mayoría de la prensa y afición el juego frente a Nueva Zelanda dejó más dudas que tranquilidad pese a haber conseguido un 1-2 favorable, el hecho de no haber goleado creó inseguridades y pérdida de confianza en un sector importante, se toma como gran culpable al tema de las rotaciones.

Rusia tiene 3 puntos en dos partidos, el debut precisamente contra Nueva Zelanda no les provocó mayor peligro más allá de una o dos intervenciones de Akinfeev, y después Rusia estuvo encima tratando de filtrar balones a Smolov a la espalda de los centrales. El equipo de Hudson fue bastante pasivo, el repliegue era lo principal. Rusia logró abrirlo, agitó a la defensa de lado a lado y comenzó a generar los espacios.

Las rotaciones de Juan Carlos Osorio hacen que sea una incógnita los que puedan iniciar este partido, el entrenador colombiano tiene como convicción darle mucha importancia a las características de los jugadores rivales y al plan colectivo para decidir cómo y con quiénes jugar, por lo que ha demostrado Rusia seguramente buscará usar centrocampistas para tener control y en dado caso de optar por transiciones tampoco verse superados, ser capaces de atacar y defender a velocidad.

Tener a los defensas centrales adecuados y a Héctor Herrera debería ser los elegidos, esto de que Rusia intenta agitar la defensa para que Smolov entre solo la espalda de los centrales debe ser algo que preocupe a Osorio y trate de evitar o al menos disminuir la posibilidad.

Las formas en que más daño le han hecho a Rusia son el tiro de media distancia y el juego aéreo, en Héctor Herrera y Javier Hernández México tiene dos buenos elementos para aprovechar estos aspectos. El tema será encontrar el espacio adecuado para que se logren desarrollar este par de aspectos, ¿cómo buscará Osorio llegar? ¿Optará por los trazos largos o intentará llegar con posesiones largas?

El partido es a las 10:00 am de este sábado, serán 90 minutos de mucha presión en cada decisión y desarrollo del juego. Osorio, para muchos, se juega el trabajo, pero para la Federación está firme como el hombre ideal.

SR