notimex
24 de octubre de 2015 / 07:00 p.m.

La selección mexicana avanzó a octavos de final y terminó como líder del Grupo C de la Copa del Mundo Sub 17 Chile 2015 tras imponerse 2-1 al favorito, Alemania, en partido que se desarrolló en el estadio Fiscal de esta ciudad.

En menos de diez minutos se registraron los tres goles, los primeros dos del “Tricolor”, obra de Pablo López y Francisco Venegas, a los minutos 59 y 65, de manera respectiva, mientras Johannes Eggestein recortó distancias, al 68.

Así, el cuadro dirigido por Mario Arteaga finalizó en la cima del sector C con siete puntos, en espera de rival para los octavos de final, mientras Alemania, que terminó con seis unidades, se medirá con Croacia.

Ante uno de los rivales más poderosos de la primera ronda el Tri tuvo su “prueba de fuego”, que superó con creces, con una gran actuación en un partido disputado bajo lluvia y dando un golpe de autoridad; Chile, Paraguay o Nueva Zelanda será su siguiente obstáculo.

Escasas oportunidades de gol tuvieron en los primeros 30 minutos de un juego intenso, donde los porteros fueron poco exigidos y los delanteros de ambas escuadras surtidos de pocos balones, por lo cual carecieron de llegadas peligrosas.

Tras dominio alterno, en la recta final del primer periodo el cuadro germano se acercaba con peligro a la portería de Abraham Romero, pero una gran barrida de Pablo López dentro del área, al minuto 42, frustró cualquier intento de los europeos para irse al descanso sin goles.

Del mismo modo arrancaron el complemento, esperando a su rival o un error que les permitiera abrir el marcador, y los alemanes estuvieron cerca tras una mala salida de Romero, al 52, pero el remate de cabeza de Mats Koehlert se fue por un lado.

Alemania desaprovechó esa y México perdonó una, un remate de Eduardo Aguirre, pero no la segunda, cuando Pablo López avanzó y sacó zurdazo fuera del área, el balón fue desviado por Goekhan Guel y fue imposible para Frommann, con lo cual se abrió el marcador al minuto 59.

Seis minutos después apareció el zaguero central Francisco Venegas, quien se adelantó a su marcador en un tiro de esquina y con sólido remate de cabeza puso el 2-0, lo que parecía definitivo, pero los germanos, que nunca se rinden, esta ocasión tampoco lo hicieron y acortaron distancias.

Tras algunos rechaces dentro del área mexicana, el esférico quedó en los botines de Eggestein, quien controló y de forma tranquila disparó de zurda para vencer a Romero y acercarse en el marcador, al 68, por lo que se esperaba un cierre emocionante.

Las llegadas más peligrosas eran de los pupilos de Christian Wueck, que incluso desaprovecharon la del empate, pero los mexicanos presionaron y atacaron cuando pudieron, en busca del tercer gol que les diera tranquilidad. Ninguno llegó, México se impuso y terminó como líder de grupo.

El árbitro del partido fue el paraguayo Enrique Cáceres, quien tuvo una actuación aceptable. Amonestó por los mexicanos a Alan Cevantes y Eduardo Aguirre, y por Alemania a Jonas Busam.