AGENCIAS
13 de mayo de 2015 / 01:43 p.m.

Varios miles de aficionados del Real Madrid acudieron este miércoles a la llamada del club para apoyar al equipo a su entrada al estadio Santiago Bernabéu, antes de enfrentarse en la vuelta de las semifinales de la Liga de Campeones al Juventus, al que tiene que remontar el 2-1 en contra sufrido en Turín.

Como ya ocurrió el pasado 22 de abril frente al Atlético de Madrid, en la anterior ronda de la Liga de Campeones, el Real Madrid volvió a convocar a su afición a través de las redes sociales para que se acercara al Santiago Bernabéu y brindara su apoyo al equipo en su entrada al estadio.

Los hinchas del Real Madrid atendieron la petición de su club y se reunieron en la Avenida de Concha Espina desde las 18:30 horas para arropar con sus ánimos al equipo que dirige el italiano Carlo Ancelotti.

Con estas 'quedadas', después del éxito que tuvieron en Liga y Liga de Campeones contra Barcelona y Atlético de Madrid, respectivamente, el Real Madrid quiso que su afición volviera a ser talismán con su apoyo.

Con bufandas al aire, cánticos y alguna bengala aislada, varios miles de aficionados recibieron al autobús del Real Madrid en las inmediaciones del estadio Santiago Bernabéu, al que llegó desde la calle de Concha Espina a las 19:07 horas bajo unas fuertes medidas de seguridad.

Más tiempo tardó la Juventus, que hasta las 19:19 no llegó al Santiago Bernabéu por el lado opuesto, por la calle Padre Damián. Lo hizo también bajo fuertes medidas de seguridad y en un autobús negro con todos los cristales tintados.

La afición de la Juventus, concentrada desde una hora antes en la calle Rafael Salgado para ocupar sus localidades en uno de los fondos, vio de cerca la llegada de su equipo custodiada por efectivos de la Policía Nacional.

Con los dos equipos dentro del Santiago Bernabéu, las miles de personas que permanecían tras los cordones de seguridad de la calle Padre Damián se empezaron a mostrar impacientes. Su espera terminó a las 19:30, momento en que la policía permitió el paso a los aficionados y muchos de ellos comenzaron a correr para ser los primeros en la cola de entrada en su respectiva puerta.