1 de abril de 2013 / 04:56 p.m.

 

Es bastante común observar a estudiantes que creen que no tiene alguna habilidad, si les preguntamos ¿Qué es lo que haces mejor? ¿En qué sobresales? Ellos tienen vagas respuestas, por ejemplo las niñas regularmente no creen que sean buenas para las matemáticas o para las ciencias y los niños aceptan que ellos no sobresalen en español ni en cuestiones de comunicación. Pero ¿a qué se debe esto?

Primero podemos pensar es que no se les motiva para participar en éstas áreas por parte de sus padres o maestros, pero también en ocasiones ellos mismos creen que no son actividades o habilidades aptas para su sexo según sea el caso.

Es por ello que es importante que se les motive y aquí es donde entra la labor de los padres de familia; cada uno debe motivar a sus hijos a lograr metas que se planteen aunque estas parecieran fuera de su límite o habilidad.

Los factores socioeconómicos son también un factor que influye en el momento de motivar a los hijos para lograr el éxito, ya que en ocasiones el dinero es importante para apoyar la educación de los hijos en actividades que se llevan a cabo fuera de la escuela.

Por esta razón los hijos con esta condición necesitan un poco más de apoyo moral  ya que también en ocasiones se sienten fuera del contexto social de donde toman sus clases o actividades.

Ellos deben de tener muy en claro cuáles son sus metas, y sobre todo los padres están muy al pendiente de sus logros diarios y motivarles continuamente, ya que podrán desanimarse. Por ejemplo el querer terminar una carrera, ellos pensarán para que si las tasa de desempleo es alta en sus comunidad.

Debemos de tomar en cuenta que las primeras experiencias que enfrentan los hijos respecto a lograr sus metas y tener éxito, son importantes para afrontarlas después en forma exitosa y eficaz

Preguntémonos ¿Estimulo a mi hijo desde su temprana edad para que explore y pruebe cosas nuevas? ¿Le brindo mi apoyo cuando intentan actividades diferentes a las que acostumbran? ¿Soy objetivo y valoro junto a él, los logros obtenidos? ¿Le comunico mis expectativas respecto a lo que piensa hacer? Si es así ¿Son expectativas altas o negativas? ¿Cómo reacciono cuando los resultados obtenidos por mi hijo, no son los que esperaba?

.

Cuando los padres se portan muy controladores, o muy permisivos pueden influir en forma negativa en los logros de sus hijos. En cambio cuando los padres  les motivan a los hijos, éstos se vuelven independientes y logran de una mejor manera sus metas.

A continuación les menciono algunos ejemplos de padres que logran tener hijos exitosos:

-       Permitir que su hijo participe cuando tomen decisiones como familia o las decisiones que le incumben en forma personal.

-       Manifestar lo que se espera que resulte exitosamente como una expectativa más y no como una orden.

-       Expresar sus ideas como una sugerencia y no como una orden.

-       Reconocer las necesidades, habilidades, sentimientos, intereses y limitaciones de cada uno de sus hijos.

-       Ofrecer apoyo incondicional a sus hijos.

Cuando se da el apoyo motivacional a sus hijos, los prepara mejor para triunfar en la escuela y en la vida. A partir del primer logro, ellos mantendrán una actitud positiva ante las pruebas de la vida y la escuela aun y cuando fracasen en algunos intentos.

Puedo concluir que la motivación es un factor importante que impulsa el motivo y el éxito en los hijos.

Miriam Benítez González