NOTIMEX | @MMDEPORTESMX
26 de octubre de 2016 / 03:44 p.m.

La Real Federación Española de Futbol (RFEF) impuso una multa de mil 500 euros al club Valencia luego de los hechos ocurridos en el partido frente al equipo de Barcelona, en donde uno de los aficionados golpeó con una botella a los jugadores del cuadro culé.

A través de un comunicado, la RFEF aseguró que los hechos reportados por el cuerpo arbitral que estuvo a cargo del encuentro disputado en Mestalla, “constituyen una infracción prevista en el primer párrafo del artículo 101.2 del Código Disciplinario de la RFEF”.

Por su parte, la semana pasada los “Ché” presentaron una serie de pruebas al ente rector del balompié ibérico, con el argumento de que lo ocurrido se debió a provocaciones que los mismos jugadores “blaugranas” hicieron a los aficionados locales.

Al respecto, la Federación Española mencionó que “el comportamiento poco ejemplar de algunos jugadores del Barcelona les descalifica y ridiculiza por sí solos”, sin embargo, agregó que “absolutamente nada, justifica una reacción violenta por parte del público”.

En caso de reincidir, el cuadro de Valencia podría ser sancionado con una multa económica mayor, e incluso verse obligado a cerrar sus instalaciones al público.

El altercado ocurrió en el minuto 89 del encuentro de la jornada nueve, durante el festejo del tercer gol del Barca por parte del argentino Lionel Messi, con el que los visitantes se impusieron al equipo de Mestalla por marcador de 3-2.

CRITICAN RESOLUCIÓN DE LA RFEF

El Barsa, por su parte, criticó la resolución de la federación que asigna a sus jugadores cierta responsabilidad por el incidente.

"Cuando describe su versión de los hechos y cuando concluye que 'el referido comportamiento poco ejemplar de algunos jugadores del FC Barcelona les descalifica y ridiculiza por sí solos', el Comité (disciplinario) convierte en culpables a las víctimas de un comportamiento claramente condenable y expresado en múltiples formas antes, durante y después del partido", expresó el club.

"El Comité obvia un clima hostil y, en algunos casos violento, que desemboca en una agresión hacia los jugadores del FC Barcelona, que sólo pueden reaccionar expresando su indignación por los hechos que han de soportar", agregó.