AFP
17 de junio de 2016 / 04:00 p.m.

El seleccionador de Croacia, Ante Cacic, condenó firmemente el lanzamiento de bengalas por parte de hinchas de su país, que interrumpió en los instantes finales el partido que su equipo terminó empatando 2-2 ante la República Checa, este viernes en Saint-Etienne.

"Espero que les atrapen, que la Federación Croata ayude a detenerles. Son gente que da miedo. Es por eso que les llamo hooligans y no aficionados. Hemos visto reportajes y temíamos que podía pasar algo así. No son aficionados, son terroristas del deporte", afirmó Cacic en la conferencia de prensa posterior al encuentro en el estadio Geoffroy-Guichard.

"No son hinchas, son hooligans que no deberían estar en un estadio. Algunos medios croatas puede que no queden contentos con mis opiniones, pero esto pasa a menudo. Lo vimos en Milán ante Italia (lanzamiento de bengalas en noviembre de 2014), luego una esvástica en el terreno de juego en Split, también contra Italia (junio de 2015). Tratan de perturbar todo lo que hacemos, pero el 95% de los aficionados croatas sienten vergüenza por estos hooligans", añadió con gesto muy serio.

En el momento del lanzamiento de bengalas, seguido de un petardo que explotó cerca de uno de los operarios que trataban de apagar el fuego, Croacia ganaba 2-1 a la República Checa y el partido estaba al borde del descuento. Tras la reanudación, los checos empataron de penal en el 90+4, ante una Croacia abatida.

"El partido se detuvo y perdimos nuestra fuerza", lamentó Cacic. "Estoy al menos contento con que no perdimos y con que pudimos empatar", apuntó con amargura.