AGENCIAS
22 de marzo de 2016 / 10:17 a.m.

El nuevo estadio del Atlético de Madrid será una "olla a presión con tapadera" por "la enorme resonancia" de los espectadores y su "vertebración del sonido más intensa y fuerte", según explicaron hoy sus arquitectos, Antonio Cruz y Antonio Ortiz, en una entrevista en la web del club rojiblanco.

A quince meses de la fecha prevista para la entrega de la obra, junio de 2017, que permitirá al Atlético de Madrid disputar ya sus partidos en el nuevo recinto desde el comienzo de la temporada 2017-18, los arquitectos resaltan la importancia tanto en el diseño como en cuanto al ambiente de la cubierta del nuevo estadio.

"Va a ser la responsable de una buena parte de la imagen del estadio, porque el estadio va a ser muy dual, donde los graderíos tienen un aspecto macizo, casi de fortaleza, de una cosa y sólida, y la cubierta se deposita con una cierta ligereza, dándole esa forma de ola", expone Antonio Ortiz.

"Como si estuviera un poco flotando sobre el estadio. Esa ligereza de la cubierta que pesa poco frente a la densidad de la parte baja quizá es bastante característica en este estadio por contra a los últimos que se están haciendo", repasa Antonio Cruz.

"La cubierta, por el mismo material, vibra, porque no es un material estanco. Al final, estos estadios lo que tienen es una enorme resonancia. El sonido de los espectadores se percibe muy bien y el ambiente espectacular que el fútbol conlleva. Va a ser bastante una olla a presión. Va a haber una auténtica olla a presión", añade.

"Va a ser una olla a presión con tapadera. La vertebración del sonido del estadio será más fuerte y más intenso, porque el sonido que sube habrá una parte que vuelve a bajar", insiste Antonio Ortiz, que agrega: "Es un estadio de última generación que reúne todas las ventajas que los demás quizás tengan, pero parcialmente".

"Es una 'fortaleza' también que pensemos que sea bastante inexpugnable para los otros equipos", explica Antonio Cruz, que valora: "Si lográramos hacer un edificio que pudiese considerarse el lugar de la pasión atlética esto sería un logro".

Entre ambos, en una "colaboración muy equivalente", sin "papeles repartidos" entre ellos, sino "que el trabajo" lo hacen "en común", y su estudio, fundado en 1971, con oficinas en Madrid, Sevilla y Amsterdam y "especializado en deportes, museos y transporte", han diseñado el nuevo estadio del Atlético de Madrid.

"Realmente es el estadio mayor y más completo que hemos hecho, porque es un estadio que tiene de todo", abunda Ortiz, mientras que Cruz dice que, "una vez que ha quedado claro que el uso principal y prácticamente único va a ser estadio de fútbol, ha ido modificándose todo y se ha hecho en función de la práctica del fútbol".

"Se ha ido haciendo cada vez más compacto y aproximando a los espectadores más al terreno de juego", prosigue Cruz, que explica que las "tres cuartas partes del perímetro del estadio es nuevo, incluso en el lado permanente (el de la grada conocida como La Peineta, que respeta la construcción original), la grada media y baja también son nuevas".

"La Peineta inicial se mantiene. Se ha mantenido y se ha completado con el resto absolutamente nuevo. Se mantiene porque nos parece un edificio muy icónico. A mí me gusta decir que aunque no lo hubiéramos hecho nosotros también hubiéramos intentado que se mantuviera", dice Ortiz.