mmdeportes
2 de abril de 2015 / 04:43 a.m.

En una entrevista con el diario alemán Kicker, el uruguayo Luis Suárez volvió a arremeter en contra de la FIFA, al calificar como "excesiva" la sanción que recibió después de morder a un rival en el Mundial de fútbol de Brasil.

"Una suspensión es una cosa. Pero ni siquiera poder entrenar, como al principio, es un trato peor que si fuera un hooligan", mencionó el Suárez.

"En vacaciones tenía incluso miedo de ir a ver jugar a mis sobrinos en Uruguay en categorías inferiores. Según la sanción, no podía pisar un campo de fútbol. Cosa que no entiendo hasta hoy", agregó el delantero del Barcelona.

La FIFA suspendió al delantero de 28 años por nueve partidos oficiales con Uruguay, por lo cual se perderá la Copa América de este año, por morder al defensor Giorgio Chiellini durante la victoria de Uruguay por 1-0 ante Italia en el Mundial de Brasil. Además fue obligado a mantenerse cuatro meses alejado de cualquier actividad relacionada con el fútbol.