EFE
4 de noviembre de 2017 / 04:06 p.m.

El Barcelona dio un paso al frente, superó la visita del Sevilla (2-1) y fortaleció su condición de líder por la que ya suspira el Valencia, espoleado por una trayectoria impecable y de la que está distanciado, actualmente, el Atlético Madrid, que aprovechó su visita a Riazor para salir con los tres puntos y tomar aire.

El Barcelona disfrutará de unos días de tranquilidad y sosiego durante el parón de la competición por los compromisos de las selecciones. Corren buenos tiempos para el cuadro de Ernesto Valverde, con una cómoda renta y aguas revueltas en sus competidores directos en los últimos años, el Real Madrid y el Atlético Madrid.

Mientras se prolonga la discusión sobre el nivel de juego, el conjunto azulgrana suma puntos. En esta ocasión fue Paco Alcácer el que sobresalió ante un adversario siempre a tener en cuenta. El Sevilla, que intentó mantener el tipo y cuyo empate apenas inquietó al Barcelona, que respondió a tiempo.

Alcácer, inédito hasta ahora, fue la baza que se sacó de la manga Valverde. Salió como titular y se marchó del duelo con un doblete en su haber. Abrió la cuenta y deshizo el empate que estableció el argentino Guido Pizarro.

El Barcelona cierra el sábado con ocho puntos de margen respecto al Atlético Madrid y once sobre el Real Madrid, que clausura la duodécima sesión en el Santiago Bernabeu, el domingo, ante el Las Palmas.