CORTESÍA LA AFICIÓN
24 de julio de 2017 / 07:04 p.m.

Juan Carlos Osorio dejó la concentración de la selección mexicana junto a un grupo de jugadores. Sin duda, el semblante y el ánimo no era el mejor. Apenas una noche antes habían eliminado al Tricolor y como consecuencia de ello, varios aficionados le habían gritado de todo en el Estadio Rose Bowl.

Sin embargo, aunque el timonel tenga a varios en su contra, los
futbolistas lo han defendido constantemente, más en este tropiezo.

Jesús Molina fue muy claro, directo. Los culpables de lo ocurrido fueron los futbolistas, son los que tenían que desarrollar lo que tanto
entrenaron y no lo hicieron. Son los que debían meter el balón en el
marco y fallaron constantemente.

“Los principales responsables de este fracaso somos nosotros, los que jugamos dentro de la cancha somos nosotros. Juan Carlos Osorio no puede entrar a la cancha y rematar a gol. Nosotros somos los que tenemos que plasmar adentro lo que entrenamos. El entrenamiento previo fue muy bueno, el planteamiento del partido fue perfecto, pero no supimos aprovechar las oportunidades”, dijo.

Enseguida, insistió en que, aunque respeta las manifestaciones del
público, que está en su derecho, no coincide con los abucheos hacia el estratega: “Para mí es injusto, porque él entrena día con día, trata de descifrar de qué manera penetrar a los rivales, de qué manera le
podemos hacer daño, y los que llevamos a cabo el trabajo somos
nosotros. Desafortunadamente el futbol es colectivo, pero pasa por
decisiones individuales y hoy no fuimos los más certeros”.

Molina no ocultó la frustración que hay en el plantel mexicano. Sabe
que tenían en sus manos el pase a la Final, porque tuvieron opciones, y no encontraron la manera de meter el balón en las redes.

“Nos faltó concretar las opciones que generamos. Después de que un equipo se te planta atrás con nueve o diez hombres, sin duda que es muy complicado. Generamos las opciones, y en el futbol el que
perdona pierde. Ellos en un balón parado nos ganan”.