AGENCIAS
16 de febrero de 2016 / 11:20 a.m.

El 'esqueleto' de la edificación ya está completo y todo ya toma forma sobre una parcela de 88.150 metros cuadrados. Para junio de 2017, la fecha marcada para la entrega de la obra, según fuentes del Atlético, estará ya todo listo.

Dos meses más tarde, en agosto de ese año, comenzará el primer curso del Atlético en su nuevo estadio, a 17 kilómetros por carretera de la que ha sido su casa durante los últimos 50 años, desde 1966: el Vicente Calderón.

Entonces, según las previsiones del Atlético, que trabaja en un estadio que intensifique aún más el ambiente, por la disposición de las gradas, las más próximas al terreno de juego a unos ocho metros del césped, cuatro más cerca del actual Vicente Calderón, todo ya estará preparado para el salto a su nuevo campo.

El césped en el que jugará desde la temporada 2017-18, quince metros por debajo de la cota cero y las gradas, en cuatro alturas, que acogerán a unos 67.000 o 68.000 aficionados Las 4.000 plazas de aparcamiento, mil dentro del edificio y tres mil en el exterior en diferentes puntos alrededor del estadio, y las opciones de ocio que ha ideado el Atlético para su masa social, como por ejemplo bares o zonas para niños, para trasladar la sensación de cada día de partido del Vicente Calderón.

El precio de los abonos se moverá por una horquilla más amplia -los habrá más baratos y más caros que ahora- y los socios actuales en el Vicente Calderón tendrán preferencia para elegir su asiento en el nuevo estadio, en una campaña que se pondrá en marcha, según prevé el propio club, a partir de la próxima primavera.

Todos esos aspectos configurarán y completarán la nueva casa del Atlético, en la que trabaja desde hace más de un lustro, desde que suscribió el acuerdo con el Ayuntamiento de Madrid para su traslado a la Peineta.