CORTESÍA: LA AFICIÓN
9 de agosto de 2017 / 03:47 p.m.

Los días de Rafael Márquez como jugador profesional de futbol podrían estar contados, sin un juego de despedida, sin un estadio repleto coreando su nombre. El adiós de uno de los líderes más significativos del futbol mexicano estaría ensombrecido por el crimen organizado y sentenciado por los propios reglamentos de la Federación Mexicana de Futbol.

En caso de que se compruebe la investigación que el gobierno de Estados Unidos realiza en contra de futbolista michoacano, quien supuestamente fungió como prestanombres del presunto narcotraficante Raúl Flores Hernández, éste deberá ser desafiliado automáticamente de la Federación Mexicana de Futbol.

Según el reglamento ‘Afiliación Nombre Sede’, en el capítulo III, inciso D, del apartado Afiliación de personas físicas, publicado en 2013 y con actual vigencia en la página web de la Femexfut, Rafael no podría formar parte del organismo rector del futbol en el país.

Las personas físicas que soliciten la afiliación a la FMF deberán cumplir con los siguientes requisitos:

1. Solicitud de registro, por conducto del Club, Comisión u organismo al que vayan a pertenecer.

2. Acreditar con documentación idónea, la solvencia moral y económica de los Directivos.

3. No ejercer actividades de prensa escrita, radio o televisión, o cualquier otro medio de comunicación.

4. No ser parte ni haber participado en negocios de dudosa reputación o en conductas delictivas, a juicio del Comité Ejecutivo.

5. No estar inhabilitado para ejercer el comercio.

6. No ser promotor o Agente de Jugadores u Organizador de Partidos, y en su caso, haber dejado de serlo cuando menos un año antes a su nombramiento como Directivo.

Hasta que no se esclarezca la situación legal del zaguero del Atlas, la Federación no podrá oficializar su futuro.

DP