juan lara
30 de julio de 2015 / 11:32 a.m.

La ciudad de Monterrey no es una de las más altas del país, ya que cuenta con una altitud de 537 metros sobre el nivel del mar. Sin embargo, Lucas Alario, futbolista del River Plate, se quejó de ello y del intenso calor que hizo ayer durante el encuentro.

Alario aseguró que les afectó jugar a una temperatura tan alta y a la presión atmosférica; y calificó el encuentro como ‘duro’.

“Fue un partido duro. Se sintió el calor y la altura, pero no es una excusa, lo pensábamos así y se dio así. Un rival muy bueno con gente que alienta los noventa minutos. Ahora a recuperarnos de la mejor manera", dijo al diario Olé.

El juvenil delantero ya piensa en el duelo del próximo miércoles y sabe que el equipo debe dejar todo en la cancha del Monumental para quedarse con la Copa Libertadores.

"Tenemos que dejar el 100%. Debemos recuperarnos de la mejor manera. Es el sueño de todos quedarse con la Copa, porque queremos darle una alegría a la gente”, concluyó.