efe
9 de julio de 2015 / 01:38 p.m.

El exjugador brasileño del Real Madrid Roberto Carlos volverá a vestirse de corto y a jugar al fútbol, además de ser el entrenador, en el equipo indio Delhi Dynamos durante la segunda temporada de la Superliga India (ISL).

"Estoy entusiasmado de estar aquí. Prometo trabajar duro e intentar ganar el trofeo para el Dynamos", dijo hoy el exlateral izquierdo internacional con Brasil durante el acto en Nueva Delhi para presentar el renovado escudo del club capitalino.

La llegada de Roberto Carlos al Delhi Dynamos, que quedó quinto de ocho equipos el año pasado en el estreno de liga de fútbol india, supone que el conjunto de la capital sume a Alessandro Del Piero otra gran figura de la historia del balompié.

De esta forma, el lateral izquierdo volverá a correr por la banda como ya hiciera en el Santiago Bernabéu, en el Sükrü Saracoglu con la camiseta del Fenerbahce turco, en el Arena Corinthians de Sao Paulo o en el Anzhi-Arena ruso, donde colgó las botas.

"Sentiré de nuevo lo que viví como jugador. Estaré bien preparado, entrenaré y me hará feliz volver a jugar", aseveró el brasileño.

En su faceta como entrenador, el extécnico del Anzhi ruso y el Sivasspor y el Akhisar turcos aterriza en la India para desplegar "buen fútbol", destacó sobre su vuelta a los terrenos de juego vestido de corto, esta vez con el naranja del Dynamos.

El que fuera campeón del mundo con Brasil en 2002 y tres veces campeón de la Champions League defendiendo el escudo del Real Madrid, aterriza en un país en el que el fútbol queda relegado a un segundo plano en detrimento del crícket.

A sus 42 años, será un extranjero más en una liga, la ISL, en la que juegan veteranos futbolistas que hicieron las delicias de Europa en su juventud como los españoles Joan Capdevila y Luis García, los franceses David Trazeguet y Nicolas Anelka, o el italiano Marco Materazzi.

En esta nueva temporada, que comenzará en Septiembre, Roberto Carlos sustituirá al primer entrenador del equipo, el holandés Harm van Veldhoven, con la intención de mejorar el quinto puesto del año pasado.