EDUARDO TORRES | @EDUTORRESR
27 de junio de 2017 / 05:59 p.m.

Durante las últimas semanas parece que “rotación” es sinónimo de “Osorio”: ha sido el tema más discutido y sonado dentro de un personaje relacionado con el fútbol mexicano de los últimos años. ¿Son realmente tan malas como muchos las quieren describir?

El argumento más recurrente es decir que los futbolistas difícilmente podrán jugar bien si no se conocen dentro del campo, algunos otros reclaman que Osorio les inventa posiciones a futbolistas. No existen verdades absolutas, pero sí mentiras evidentes y los argumentos mencionados pertenecen al último grupo dicho.

La pregunta qué más se repite puede ser: ¿por qué rotar? ¿Por qué no tener un 11 base y así jugarle a todos los rivales? La respuesta es sencilla: porque no todos los rivales juegan igual, Osorio y su cuerpo técnico se encarga de analizar y encontrar los puntos débiles y fuertes de cada rival, en función de eso se decide qué plan usar y para ello se eligen a los intérpretes correctos.

Si se juega contra un rival de juego muy directo, habrá que usar a volantes y centrales que sean capaces de desactivar esos lances; si enfrenta hay una defensa replegada, hay que buscar centrales que tengan buen lance largo y cruzado para encontrar la espalda de las defensas y como consecuencia tener también receptores capaces de resolver esos balones aéreos. Dependiendo el estilo y contexto del partido, se elegirá al mediocentro: Herrera para buscar los pases entre líneas, Reyes para tener destrucción en esa zona.

Es imposible inventar posiciones, esas están hechas desde hace más de 60 años y solo tienen ajustes cada cierto tiempo dependiendo de las exigencias que muestre el fútbol de distinta época, lo que Osorio hace es adaptar funciones: ¿Carlos Salcedo o Miguel Layún de lateral derecho? Salcedo si enfrente hay un extremo de mucha habilidad, Layún si habrá espacios que aprovechar y además tengo un central que constantemente tendrá para apoyarlo. No es una ciencia exacta, tampoco es inventar, mucho menos vender humo; se trata de analizar al rival, ver lo que tienes y decidir a quién utilizar

En repetidas ocasiones los jugadores se han expresado favorablemente de esta rotaciones; dicen sentirse valiosos dentro del grupo sin importar dónde o de qué jueguen, el estilo que tiene la selección mexicana ha permitido darles escenarios de juego ideales para destacar. No importa si juegan en México o Europa, si tienen calidad y caben dentro del plan van a tener tiempo de demostrar, aquí nadie es más importante que otros.

Además de sostener positivamente las convicciones, el proceso ha estado dando grandes resultados. Líderes de clasificatoria al mundial, semifinales de Confederaciones. A la prensa cada vez le gusta menos y eso lo hará más valioso, no siempre es difícil aceptar las cosas bien hechas, a veces se necesita que sean espectaculares para pensar que son positivas.

El fútbol mexicano necesita el buen trabajo, con Osorio se está logrando. Si rotar es algo en lo que él cree, por experiencia y antecedentes, seguramente es algo de lo mejor que podemos tener.

Coméntanos en twitter: @edutorresr



lgw