27 de noviembre de 2013 / 09:01 p.m.

Durante temporadas de frío, es muy común que los niños sufran de enfermedades respiratorias. Esto es normal puesto que el organismo de los pequeños aún está en desarrollo y sus órganos están muy próximos uno del otro, lo cual explica que si se tiene infección en su  garganta es muy común que sufra de dolor de cabeza y de problemas para respirar.

Ésta característica no impide que debamos protegerlos del frío y sobre todo los enseñemos a cuidarse para evitar que se ausenten de clases o padezcan de dolores innecesarios a su corta edad.

Así que  cuando salga a la calle no olvide que debe abrigarlo bien, una camiseta térmica bajo su ropa es ideal, ya que ellos al llegar al lugar a donde vayan de forma inmediata se quitaran su chaqueta o abrigo, además de que al estar por naturaleza en constante movimiento el traer tanta ropa encima les hace ser torpes o impedirá moverse.

Un gorro que caliente su cabeza y unos buenos zapatos abrigadores bastará para que el calor permanezca en su cuerpo, es preferible invertir en ropa abrigadora que empalmarlo, ya que no es recomendable por practicidad para el niño.

Al estar solo en la escuela, debemos recomendarle contantemente y obligarlo a hacerlo que no debe salir del aula sin chaqueta y/o bufanda según sea la temperatura. Instruirle como cuidarse es importante, así como enseñarle que no debe mojar su ropa ya que es común que los sanitarios y sin vigilancia, recurran a lavarse las manos con todo y mangas del abrigo. Conversar con ellos las razones de ello, para que vayan formando su concepto de lo que causa enfermedades y como evitarlas.

Durante este periodo de frio, es importante alejar las enfermedades como gripes de forma sencilla: la higiene es la primera recomendación. Mantener las manos libres de bacterias es sencillo, solo debe lavarse usted las manos al cambiarle la ropa al pequeño, al darle los alimentos, al sonarle la nariz etc. también debe de lavarle las manos a su hijo para que estén libres de bacterias que son las que causan enfermedades gripales o respiratorias. Cada persona que interactúe con su hijo deberá practicar esta medida de higiene.

La alimentación en esta época es muy importante, ya que las vitaminas, minerales,  ayudan a prevenir las enfermedades comunes de esta temporada y aunque no son garantía que no existirán enfermedades como gripas o enfermedades respiratorias, si al menos ayudarán a que éstas ataquen con menos fuerza su salud.

Otra medida importante y que casi no tomamos en cuenta, es proteger la salud de nuestros hijos asegurándonos que estén vacunados. A partir de los seis meses de edad, debemos asegurarnos que cada año reciban la vacuna contra la influenza, la cual es una de las enfermedades más comunes y agresivas para ellos.

¿Qué tipos de alimentos son recomendables para ellos? Los alimentos que contengan vitamina C son los más adecuados para esta temporada, así que asegúrate que coman frutas como naranjas, mandarinas, kiwis, piña, papaya,  fresas etc. Así mismo es tiempo de consumir coliflor, repollo, apio, y pimiento.

Aunque haga frio y no se le antoje, acostúmbrale a beber líquidos, ya sea en los alimentos como sopas aguadas, o en forma natural como es el agua de grifo.

Evitemos que se levante de la cama sin zapatos o pantuflas, que sus pies estén abrigados y tampoco permitir que anden en ropa ligera dentro de la casa. Ya sea pijama, ésta debe ser abrigadora o traer una ropa cómoda y que caliente debajo de la misma.

Un cuidado mas que es muy recomendable es: dele amor, abrácelo, apapáchelo, mímelo, sobre todo si recayó por enfermedad en ésta época.

No olvidemos que los niños dependen de nuestro cuidado para salir adelante y sobre todo aprenden de nuestras acciones, así que como adultos responsables abriguémonos, y alimentémonos adecuadamente en esta temporada.

Miriam Benítez González