CORTESÍA DE MINELLI ATAYDE ZARCO
2 de abril de 2015 / 06:54 a.m.

No esconde su presente, más bien lo afronta con la mejor cara. Diego Reyes sabe que sus circunstancias no reflejan el sueño con el que partió al Porto, porque no tiene proyección en el primer equipo, pero a pesar de ello guarda sosiego en sus palabras.

Serio, con cierto todo de madurez que le faltaba cuando dejó a las Águilas del América, el defensor admite que ha sido una dura lección la inactividad, pero también deja en claro que no le hubiera gustado quedarse en las Águilas, donde tenía todo.

"Cada día aprendo algo nuevo, la gente no lo ve. Sigo trabajando de la misma manera"

Hoy disfruta cada instante de los entrenamientos, porque sabe que llegará su gran momento en el futbol europeo.

"Me sirve para demostrar que queremos estar en estos torneos. Estoy agradecido y voy a tratar de demostrarle que tengo las bases y que puede con­fiar en mí. Por algo estoy aquí, voy a tratar de demostrarlo".

No ha sido como esperabas...

"Cada día aprendo algo nuevo, la gente no lo ve. Es cierto que no es lo mejor y no es lo que yo hubiese querido, pero sé que las cosas mejorarán, porque como dice el dicho: Después de la tormenta viene la calma, y sigo trabajando de la misma manera, con mucha alegría, con disposición y cuando me requieran voy a aprovechar la oportunidad. No me queda más que trabajar y esperar el día".

"La clave es no desesperarse, está tranquilo y esperar a que te den la oportunidad" Diego Reyes, defensa de la Selección

¿Lo importante es no desesperarse?

"Sí, la clave es no desesperarse, estar tranquilo y esperar a que te den la oportunidad, estar enfocado en lo que quieres, así estoy yo ahorita, enfocado en la selección porque estoy aquí, y cuando tenga que estar con mi equipo me mentalizaré en el trabajo de allá".

¿Este momento te está ayudando a madurar como profesional y como persona?

"Si me preguntas por el Diego de hace dos años y el de ahorita, puedo decir que soy una mejor persona y un mejor jugador, más maduro, he aprendido mucho.

Es una cultura y una vida diferente, tienes que dejar tu familia, comida e idioma, eso mucha gente no lo ve, solo se percata de lo que pasa en la televisión y no en lo que vive el futbolista en el día a día. Es un sacri­ficio grande aunque no lo crean, pero vale la pena".

¿Te arrepientes de haber dejado al América?

"Nunca me he arrepentido de algo que he hecho, soy feliz y estoy aprendiendo. Si me hubiera quedado acá, estaría en un confort de mi vida en el que no hubiera subido a otro nivel que es Champions, que es la Liga de Europa, el toparte con jugadores distintos, ya estoy allá así que voy a tratar de aprovecharlo al máximo y aprender lo más que pueda".

¿Buscarías salir al final del torneo?

"Eso no te lo puedo decir en estos instantes, estamos a mes y medio para que venga el draft, pero ahorita estoy pensando en la selección, en Porto, y no lo que venga en un rato".

¿Será un trampolín importante Copa Oro y Copa América?

"Es una vitrina importante, pero lo tomo con el deseo de defender a mi selección y a mi gente con orgullo, pasión y dignidad, para eso voy, para ir a cualquiera de los torneos porque tengo la capacidad y el talento para lograrlo".

¿Qué te gustaría jugar, Copa Oro o Copa América?

"La verdad me gustaría ir a los dos. Son grandes torneos, una vitrina el encontrarte con jugadores importantísimos. La Copa América tiene jugadores de más estándar, pero Copa Oro la tenemos que ganar sí o sí, porque tenemos que calificar a Confederaciones".