rafael rivera
21 de mayo de 2015 / 08:03 p.m.

Reconocida como una de las ligas más violentas del mundo, el balompié de Turquía fue testigo de una acción insólita, ante la necesidad de cumplir una suspensión. A través de redes sociales, el entrenador Yavuz Incedal ha causado revuelo a nivel mundial, por su particular forma de dirigir.

El estratega del Corum Belediyespor, de la tercera división otomana, enfrenta una suspensión de 9 meses, tras cometer un acto de indisciplina. Producto de este castigo, el timonel no puede presentarse en ningún estadio, lo cual no ha evitado que cumpla su trabajo.

Para poder cumplir su trabajo, al igual que la suspensión, Incedal tomó la decisión de observar los partidos desde una grúa, la cual esta estacionado afuera del estadio del Forum. Con esta idea, el entrenador puede observar a sus pupilos, para poder dar instrucciones a sus auxiliares.