rafael rivera
3 de julio de 2015 / 09:23 p.m.

Mientras que el continente americano esta a la espera de la gran final de la Copa América, entre las selecciones de Chile y Argentina, el balompié europeo ha comenzado su marcha. Previo al arranque de temporada, los clubes rumanos Arsenal Malu y Union Springs sostuvieron un partido, el cual tuvo consecuencias negativas.

Con el marcador igualado 3-3, el árbitro silbó un penal a favor del Arsenal Malu, despertando la molestia de los jugadores del Union Springs, y en especial de su entrenador. Mientras los jugadores el Union reclamaban, su entrenador recorrió a gran velocidad la cancha, para comenzar a golpear al silbante, al grado de provocar la intervención de sus pupilos. Al momento de reanudar el encuentro, el Arsenal falló su cobro, decretando el empate como marcador definitivo.