ASSOCIATED PRESS
16 de junio de 2016 / 09:54 a.m.

Tres hinchas rusos recibieron el jueves sentencias de cárcel por su participación en la oleada de violencia que enmarcó el partido que Inglaterra y Rusia disputaron el sábado pasado en la Eurocopa de fútbol.

Un tribunal francés sentenció el jueves a Alexei Erunov, Sergei Gorbachev y Nikolai Morozov a condenas de dos años, 18 meses y 12 meses, respectivamente.

También el jueves, Francia anunció la deportación de 20 aficionados rusos por su implicación en los incidentes violentos durante la primera semana de la Euro 2016.

Además, un total de 36 fanáticos resultaron detenidos y otros 16 hospitalizados tras los enfrentamientos registrados luego del partido  entre las selecciones de Rusia y Eslovaquia, en Lille (norte), según balances oficiales.

Los hechos ocurrieron la noche del miércoles luego del juego celebrado en el marco de la Eurocopa 2016 entre Rusia y Eslovaquia, que terminó 2-1 a favor de los eslovacos.

Granaderos de la Gendarmería francesa intervinieron y emplearon gases lacrimógenos para dispersar a los fanáticos.

Stephane Bouillon, prefecto de la región donde se encuentra la ciudad sureña de Marsella, foco de los peores disturbios en la Euro 2016, informó que los 20 hombres serán deportados el lunes.

Están acusados de "participar en escaramuzas relacionadas con el partido Inglaterra-Rusia del 11 de junio en Marsella", indicó Bouillon. Los sospechosos están ahora en un centro de detención.

Esos 20 hombres están entre los 43 aficionados rusos detenidos el martes después de que la policía francesa interceptara su autobús cerca de la localidad de Mandelieu, en una operación para identificar a hinchas violentos.

La UEFA indicó el jueves que la participación de Inglaterra en el torneo no está bajo una amenaza inmediata pese a nuevos episodios de violencia de sus aficionados.

Tras los disturbios en Marsella la semana pasada, la dirección de la UEFA dijo que Inglaterra y Rusia enfrentaban una posible descalificación del torneo si se producían más incidentes violentos fuera de los estadios.

La policía francesa utilizó el miércoles gases lacrimógenos para dispersar a seguidores ingleses que causaban disturbios en Lille. Es la cuarta vez que los hinchas ingleses se ven implicados en incidentes violentos desde el inicio del torneo.

Lo ocurrido en Lille el miércoles no alcanzó la magnitud de lo acaecido en Marsella, donde los ingleses se vieron involucrados en tres días consecutivos de peleas con rusos.

El ministerio del Interior francés también divulgó detalles del dispositivo policial durante la primera semana del torneo, al dar cuenta de 323 detenciones, 196 personas encarceladas, ocho sentenciadas y 24 expulsadas del país.