notimex
12 de julio de 2015 / 08:48 p.m.

La selección de Trinidad y Tobago certificó su pase a los cuartos de final de la Copa Oro de la Concacaf 2015, al superar 2-0 a su similar de Cuba, en hostilidades del Grupo C.

Sheldon Bateau, al minuto 17, y Andre Bocaud, al 42, fueron los autores de la victoria de los “Socca Warriors” sobre los antillanos, quienes mejoraron un poco en su accionar con el arribo de cuatro jugadores más y del técnico Raúl González.

Con este resultado, los trinitarios amarraron su boleto a la siguiente fase al sumar seis unidades y ahora sólo definirán su lugar en el escuadrón cuando, el miércoles, se midan con México.

Cuba, por su lado, deberá esperar un milagro para seguir con vida, tendrá que vencer por goleada, en su último choque, a Guatemala y esperar resultados de otros sectores para colarse como uno de los dos mejores terceros lugares.

El equipo antillano mostró una mejor cara de lo que presentó ante México, donde jugó con cuadro incompleto, vivió la deserción de su delantero Keilen García y al final cayó por goleada de 6-0.

Todavía el viernes se fugó el arquero Arael Argüelles para empeorar la situación, pero con la llegada de cuatro jugadores -Sandy Sánchez, Arturo Diz, Andy Vaquero y Maykel Reyes-, así como el técnico González, quienes llegaron tarde al certamen por problemas migratorios, mejoró el ánimo en el combinado cubano.

A pesar del descalabro generaron aproximaciones de gol o al menos se acercaron a la meta rival, no obstante, su inocencia en defensa volvió a ser clave en el compromiso y los trinitarios aprovecharon la situación para sacar la victoria.

El 1-0 se generó cuando Lester Peltier controló el balón con el pecho y sacó disparo que fue bien atajado por Disovelis Guerra, pero en el rechace disparó Sheldon Bateau para festejar la anotación.

Los cubanos trataron de tener el balón en su poder, incluso lo pisaban, burlaban, eran atrevidos, mientras los trinitarios estuvieron a la caza del descuido para sentenciar el compromiso.

Y antes del descanso cayó el 2-0 para TyT, después de que André Bocaud tomó otro rebote antillano, tras una jugada de tiro de esquina.

La máxima aproximación cubana la tuvo Maykel Reyes en el último suspiro del primer lapso, pero el portero Jan Williams atajó e incluso se fue lesionado.

En el segundo periodo, Trinidad y Tobago tomó las cosas con calma, sin desesperaciones y pudo aguantar sin problemas el marcador.

Cuba careció de ideas y en un tiro de esquina casi logra un gol olímpico pero no pasó a mayores y el 2-0 se firmó en el estadio de la Universidad de Phoenix.

El árbitro del encuentro fue el canadiense David Gantar, quien tuvo labor aceptable, amonestó a los trinitarios André Boucaud y Kenwyne Jones, así como a los cubanos Arturo Diz y Ariel Martínez.