agencias
8 de julio de 2015 / 11:57 a.m.

El futbolista chileno Arturo Vidal aceptó hoy la salida alternativa que le propuso la Fiscalía y evitará ir a juicio por el accidente de tráfico que protagonizó el mes pasado, en plena Copa América, cuando conducía en estado de ebriedad, informaron fuentes judiciales.

Vidal compareció ante el juez del Tribunal de Garantía de San Bernardo, un municipio al sur de Santiago, que decretó el cierre condicional de la causa y le retiró la licencia de conducir por un periodo de dos años.

La defensa del futbolista, que se proclamó campeón de la Copa América el sábado pasado, aceptó las condiciones que propuso la Fiscalía para evitar ir a juicio por los delitos que se le imputan.

Además de conducir en estado de ebriedad, el tribunal acusó hoy a Vidal por faltar al respeto a la autoridad debido a los insultos que profirió a los policías que acudieron al lugar del accidente el 16 de junio.

Vidal se comprometió a indemnizar al conductor del vehículo que impactó en el accidente y a entregar material deportivo a una escuela de la localidad de Buin, cerca del lugar donde se produjo el siniestro.

Además, donará una camiseta de la selección chilena firmada por él al cuerpo de bomberos de Buin, para que pueda ser utilizado en una rifa o sorteo, y ofrecerá dos charlas de motivación en centros de menores.

El juez instó a Vidal a disculparse con Carabineros, después de acusarlos de "vendidos" en los instantes posteriores al accidente.

"Soy Arturo Vidal y me gustaría disculparme con Carabineros de Chile (...) Les falté al respeto y me arrepiento y espero que nunca más pase esto", dijo el jugador del Juventus italiano.

Vidal estrelló su automóvil deportivo el 16 de junio, en plena Copa América, cuando regresaba a Santiago después de tomar algunas copas en un casino en el tiempo libre que le había dado al plantel de la Roja el seleccionador, Jorge Sampaoli.

El jugador, que viajaba acompañado por su mujer, pasó la noche detenido en una comisaría de policía y compareció ante la justicia a la mañana siguiente.

Vidal pidió entonces disculpas públicas por lo sucedido y Sampaoli decidió perdonarlo y mantenerlo en la concentración del equipo chileno.